El Rayo Azul de Tomasinovia

Ya me va tocando mi presentación oficial para el blog, en las que hemos decidido contar alguna cosa poca sobre nuestras identidades jugonas y sobre cómo llegamos a convertirnos en los frikis que somos.

En las friki-biografías que he tenido oportunidad de leer en foros y blogs, o escuchar en algunos podcasts, he podido detectar cierta tendencia a definir 3 aspectos principales: “el juego que hizo clic”, “la etapa de jugón inmaduro” y “la etapa de jugón maduro/casado”. Así que en esos parámetros me voy a dar a conocer, espero que del modo más suscinto posible para no aburrir a nadie…

EL JUEGO QUE HIZO CLIC
Como todos, de pequeño jugué al Ludo (parchís), al Monopoly, al Clue (Cluedo) y al Risk; más bien dicho a los “clones locales” de dichos juegos: el Metrópolis, el Sospecha y el Ataque, respectivamente (y los disfruté, en serio). Pero el juego con que realmente descubrí que este asunto me gustaba más que al resto de los niños que luego no se convirtieron en frikis, fue uno de “recorrido con dados” que ibas formando pegando láminas (cromos) en un cartón que te regalaban como promoción cuando tu papá cargaba combustible en cierta bencinera nacional. El juego en custión era una sofisticación del Serpientes y Escaleras (o una Oca vitaminada como dirían en España) en el que debías perseguir a un peligroso mafioso llamado Mr. Kill… 50 casillas de emoción candente plagadas de las trampas puestas por los exóticos esbirros de la pandilla, recién escapados de la cárcel…

“El Gran Escape” (1988), un juego de recorrido que debías armarte pegando láminas coleccionables en un cartón plegable a la mitad

ETAPA DE JUGÓN INMADURO
No alcanzo a recordar si primero fue “Warhammer” (GW) o “El Señor de los Anillos: Tierra Media, juego de cartas coleccionables” (JOC/ICE), pero por aquel entonces, sin internet y en un país en vías de desarrollo, cosas como Dungeons & Dragons, Battletech o la mismísima obra de Tolkien eran cosas cuya existencia era sabida a medias, como cuento chino y uno sólo disponía de la propia imaginación (o en el mejor de los casos de los comics de Conan el bárbaro) para disfrutar de cosas fantasiosas (del HeroQuest o los juegos CEFA vine a conocer su existencia ya como adulto, por medio de foros y blogs). El Magic nunca llegó a gustarme y creo que nunca lo he jugado. El asunto es que con una mesada bastante humilde, llegué a gastarme lo que no tenía cuando descubrí, por coincidencia, el Warhammer y el SATM, tesoros que aún conservo.

Carta del Anillo Único del SATM. Aún no alcanzo a definir la inmensa alegría que me invadió cuando me salió dentro de un mazo de cartas que acababa de comprar.

ETAPA DE JUGÓN MADURO/CASADO
Ya casado y con mis cartas del SATM guardadas por años en una caja de zapatos (lo mismo que mis ejércitos de WH y WH40K), un buen día mientras visitaba una importante juguetería santiaguina, me encontré con una asombrosa caja ilustrada por John Howe, que ponía “Guerra del Anillo”… Qué decir al respecto… sin dudarlo un segundo pagué las 50 lucas que pedían (€75) y me lo llevé a casa para descubrir de qué se trataba todo eso. Con eso vino la BSK y la BGG; al poco mi mujer me regaló el Ticket to Ride por mi cumpleaños 30 (Oct 2007) y luego vinieron el Carcassonne, el Small World y el Misterio de la Abadía… el daño estaba hecho, jajaja. Debido a la limitada oferta aquí en Chile, también me fui haciendo de todo lo que pillaba: ajedrez, mancala, UNO, Rummikub, Scrabble, un Hex casero, el Go, etc. Al día de hoy tengo una humilde ludoteca de unos 45 juegos (mi ludoteca).

“Guerra del Anillo”, 1ra. Edición en español, el juego que llevó hasta mi lamentable estado actual, jeje.

También durante esta etapa conocí a mis camaradas jugones y amigos personales: Emilio y Felipe (nombrados alfabéticamente, nada de celos por favor), con quienes hemos comenzado esta aventura de “La Ludoteca de Pampala”.

PS: sobre mi faceta de creador-de-juegos-que-aún-tiene-la-esperanza-de-publicar-algo, tal vez hable en alguna otra ocasión.

Anuncios

2 pensamientos en “El Rayo Azul de Tomasinovia

  1. Pero de dónde has sacado esa imagen del juego “El gran escape”??… me imagino que lo tienes guardado aquí, en la Ludoteca de Pampala. No puede ser de otra forma. Gran imagen, sabía que algo especial colocarías en tu presentación, jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s