Sobre la creatividad y otras hierbas…

Ayer escribía sobre mi opinión acerca de una entrada del compañero Limón Lúdico en su blog, en la cual ponía sus pareceres sobre el tema que está sobre la mesa: la creatividad y la retribución que ésta debe tener o no. Espero no se me mal interprete porque estoy de acuerdo en casi todo lo que pone, salvo en un, creo yo, juicio de valor que ha incrustado en el texto y enloda, a mi parecer, una opinión brillante.

Como decía, esto fue ayer y al final decidí borrar todo lo que llevaba escrito… porque no me gusta armar polémicas negativas con nadie, sobre todo con temas delicados como éste.

Sin embargo ahora me encuentro escribiendo hacerca de lo mismo, porque ayer, más tarde, mientras escuchaba la entrevista de Paco Gurney a Roberto Fraga en el episodio #31 de Días de Juego, me llamó mucho la antención el punto de vista de este diseñador de juegos respecto de la creatividad.

El punto de vista de marras es aquella cosa que sufrimos los creativos por afición y que en el mundo real nos desempeñamos en la administración pública… es que esta área de desempeño y sobre todo la orientada a la defensa, la verdad es que parece no tener mucho espacio para los creativos o siquiera para quienes nos gusta emplear el tiempo libre en aficiones “extravagantes”. En la entrada que escribía ayer y que luego borré, ponía que desde siempre me había considerado un creativo, desde pequeño me había gustado inventar y crear cosas nuevas y tanto mi familia como mis profesores, compañeros y amigos lo destacaban y alentaban. Pero ahora de mayorcito, al parecer el mundo no se encuentra muy dispuesto a alentar la creatividad y abundan más los comentarios tontos, airados, irónicos y socarrones de aquellos idiotas que gastan su tiempo viendo los “reality show” y que en el fondo envidian la capacidad de otros de poder desarrollar otros tipos de aspectos, facultades y aficiones

– Oiga teniente, ¿Ud. dibuja estas cosas?.

– Sí mi capitán…

– Parece que tiene mucho tiempo libre, ah.

Como odiaba esos comentarios más propios de palurdos (¡argggh!) y justamente ayer le escucho algo muy parecido a Roberto Fraga; “no estoy solo en este mundo”, me dije y decidí que volvería a escribir lo que había comenzado y luego eliminado.

También resulta el tema parecido a un comentario que el compañero Kabutor hacía en su podcast El Tablero hace ya varios episodios, cuando le daba lata comentar en el trabajo sobre las cosas que hacía los fines de semana (jugar por supuesto), porque la mayoría encuentra que esas cosa son “chorradas”.

El asunto es que encuentro que el creativo generalmente se encuentra inmerso en un mundo que de por sí ya es demasiado adverso, como para que los mismos camaradas estemos aportillando o peyorizando el intento de mejorar e incluso profesionalizar su medio de opinión o dónde y cómo sea que éste vuelque su creatividad. No considero que un botón de micro-donaciones voluntarias pueda compararse con tirar el sombrero al suelo para recoger limosmas; aquellos botones apelan a la propia voluntad de apoyar un producto cuyo creador estima tiene la calidad suficiente para respaldar la dignidad de la solicitud y no apela en lo absoluto a la lástima, como sí ocurre con las limosnas.

Tampoco digo que el botón de micro-donaciones sea la panacea al problema de sostenimiento de un creativo y, de hecho, no creo que su efecto llegue a ser lo suficientemente considerable, o por lo menos, sostenido en el tiempo. Al respecto y por lo pronto, yo voy a seguir siendo creativo amateur (recordemos que la palabra amateur proviene del “amor” que se siente por lo que se hace) y no tengo pensado incluir medios para recibir donaciones… Sí espero que algún día algún editor se interese en mi trabajo, pero eso es harina de otro costal.

Si alguien cree que su creatividad/trabajo tiene mérito suficiente y quiere colgar un botón de micro-donaciones en su página, pues que lo haga, no le veo ni problema ni tampoco indignidad al asunto (a lo más un poco de locura, XD); si alguien quiere darle clic a alguno de esos botones, pues también es totalmente libre de hacerlo. Incluso si alguien quiere criticar el uso de estos botones, pues también es libre de hacerlo, pero a eso yo ya no le veo objeto, si no quieres pagar, pues bien, el autor igualmente pone su producto a disponibilidad de quien quiera usarlo, con o sin darle al dichoso botón.

¿Que las editoriales deberían tener parte en todo este asunto del financiamiento de los creativos? (y ya definiendo esta creatividad como “creatividad lúdica”, que es lo que nos interesa a los que vemos blogs frikis como éste), pues estoy totalmente de acuerdo con Limón Lúdico al respecto, pero también es necesario entender que ellos sí que son profesionales y su trabajo es monetizar el máximo posible con sus productos, y que si su jugada estratégica considera el ahorrar en publicidad por las pasiones que desatan sus productos en ciertos “amateur” que estamos dispuestos a correr con los gastos monetarios e intelectuales de dicho trabajo, pues a mi me parece una jugada magistral y no los culpo.

La verdad es que escribir estas entradas, diseñar juegos que luego pongo a disposición de quien quiera probarlos en PnP, escribir reseñas de otros juegos publicados y retorizar acerca de mis opiniones personales sobre el mundillo de los juegos de mesa, me satisface tanto a nivel personal, que por sólo hacerlo, me siento pagado; si además llego a generar un poco de feedback, pues tanto mejor.

Y tanto es así, que igual voy a publicar esto ahora, inmediatamente termine con la última línea (y tal vez le pegue una revisada y/o hipervínculo), absteniéndome de mi política de no publicar en fin de semana, arriesgándome a que muy probablemente todo esto caiga en saco roto, pero tanto me gusta esto que sé, a fe perfecta, que no voy a poder esperar al lunes para darle al botón de “PUBLICAR”.

Anuncios

6 pensamientos en “Sobre la creatividad y otras hierbas…

  1. Tremenda tu entrada! Coincido con varios puntos.
    Tanto así se enlodó mi entrada?!?! :S, jajaja
    Mi idea tampoco es polemizar, por eso la opinión la escribí en el blog y no como respuesta a las varias entradas sobre el tema.
    Un saludo compañero, se disfruta mucho la lectura de tu blog.
    Y a seguir jugando y creando que finalmente es lo que nos une en este mundillo.
    🙂

    • Gracias Limón Lúdico.
      No se trata de lodo, la verdad es que encontré algo fuerte la comparación, sobre todo cuando hay buenos amigos y compañeros que han colgado el famoso botón con la mejor de las intenciones. Eso es todo.

      Pasando a otro tema, ¿has sabido algo más de “Guerra en el Pacífico”?, creo que eres el más aventajado para obtener noticias al respecto… tengo desde hace tiempo un proyecto de wargame en carpeta sobre la Campaña de Tarapacá durante la misma guerra, pero al parecer se me han adelantado.

      Saludos desde la ludoteca.

  2. Hablas de poner el sombrero en el suelo para recoger “lismosnas” y a mi eso si me parece despectivo. No crees que cualquiera que esté tocando en la calle también puede considerarse a sí mismo un creativo (musicos callejeros, artistas, mimos, pintores… que no ofrecen ninguna lástima, por cierto) y que precisamente esos sombreros son su boton de micromecenazgo? Para mi ese sombrero y el boton de flttr son lo mismo, (dame lo que quieras por lo que te ofrezco) por lo tanto no puedes hacer distinciones, o los dos son limosna y dan lástima o los dos merecen tu respeto.
    Por lo demás cada uno tiene su opinión 🙂

    • Los artistas callejeros (los de verdad) no reciben limosnas, sino como bien mencionas, las micro-donaciones voluntarias de la gente a la cual llaman la atención. Yo me refería al “mendigar”, que tampoco resulta indigno si lo que lo justifica es la dignidad humana, la caridad y la necesidad. Lo que no me gustó fue que lo último se peyorizara para compararlo con el tema del botón de flatter… no se lo reprocho a nadie, pero creo que fue un comentario poco afortunado dentro de una opinión, por lo demás, muy lúcida. Sigue el link que he puesto en la entrada hacia el blog de Limón Lúdico y verás de qué es lo que estoy hablando.

      Justamente, muy por el contrario del “mendigaje”, si buscas “flatter” en el diccionario, verás que significa “halagar”, “adular”, lo que encuentro muy apropiado.

      Muchas gracias por el interés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s