Sobre la crítica

Critica en los Juegos de Mesa

Critica en los Juegos de Mesa

Gracias a que existe un gran movimiento lúdico, tanto en habla inglesa como en nuestra lengua, podemos apreciar, cada cierto tiempo, la aparición de temas nuevos o de los que no se ha escrito en extenso.

Así, en este último tiempo, me ha llamado la atención una serie de comentarios referidos a que se está haciendo una crítica destructiva y despiadada hacia las nuevas publicaciones que se editan por editoriales en español, y esencialmente enfocadas en juegos de autores españoles. Comentarios que son reales y son expresados desde los más variados puntos de vista.

Leyendo estas publicaciones, en labsk y en blogs, me he encontrado también con comentarios que apuntan hacia el lado opuesto. Crítica que es demasiado favorable, exaltación desmesurada de las características y cualidades de tal o cual producto, y de manera natural, se encuentra la réplica en textos mencionando el amiguismo o partidismo desde un punto de vista negativo.

Pero en mi apreciación personal, visitando foros, blogs o escuchando podcasts, la regla común de estas publicaciones es exponer el descubrimiento de la experiencia que tal o cual producto generaron en determinado grupo o persona. Se exponen las sensaciones que el o los juegos producen al ser jugados. Y también, dependiendo de la experiencia y años en la afición de quien expone, escuchamos opiniones respecto de las mecánicas y de la fluidez del desarrollo de las partidas.

Al margen de lo anteriormente explicado, tenemos disponibles reseñas, cuya estructura es muy variada, notas de prensa o simplemente artículos o comentarios netamente descriptivos.

Pero la pregunta central que me hago es, de todo lo leído o escuchado, ¿algo es realmente una crítica o son solo comentarios y opiniones?

Y aquí me gustaría detener esta descripción y hacer un símil con la literatura. Permítanme una digresión en relación a este punto.

Si uno observa a la literatura y ve todo lo que se escribe en relación a ella, podemos encontrarnos con que existe un ámbito o un campo que se ha desarrollado y se ha denominado crítica literaria. Y cuya función es la de analizar y clasificar en mayor o menor grado la calidad y géneros a los cuales pertenece la obra analizada. Pero para poder realizar aquel trabajo, el crítico, realiza su actividad utilizando una metodología definida y estructurada, donde además define los parámetros que serán su base de análisis y propone los objetivos de aquel análisis crítico. Este último punto es de vital importancia ya que hace el rayado de cancha sobre el cual jugará el crítico mientras desarrolla su labor.

Creo que en algún momento de nuestro pasado, cuando las obras literarias se masificaron, y comenzaron ha existir innumerables lectores, tiene que haber ocurrido que alguien se preguntó el por qué algunas obras atraían más que otras, o por qué algunas obras eran apreciadas más por cierto tipo de personas, dadas sus condiciones sociales, religiosas, demográficas o políticas. O simplemente este alguien se dió cuenta de que habían obras que estaban escritas de manera muy diferente a otras. A que voy con esto, en algún momento, surgió una persona o un movimiento en torno a la literatura, que quiso estudiarla en si misma y reconocer en las obras ciertas características que les parecían importantes. Y tan importantes como para comunicarlas.

He leído en alguna ocasión estudios sobre crítica literaria, y es sorprendente aprender, que por ejemplo, en el ámbito de los géneros literarios es posible teorizar y encontrarse con géneros literarios teóricos que aún no han sido explotados por los escritores, aprender que cierta obra literaria posee una clasificación probabilística en varios géneros a la vez o simplemente conocer de manera explícita cuáles son las propiedades que serán buscadas o identificadas en los textos.

Me gustaría mostrar un par de postulados asociados a la crítica literaria, que creo dejarán bien claro el punto de vista expuesto.

  • Los estudios literarios deben ser llevados a cabo con la misma seriedad y el mismo rigor con que se encaran las otras ciencias. “Si la crítica existe, debe consistir en un examen de la literatura en función de un marco conceptual proveniente del estudio inductivo del campo literario”.
  • Una consecuencia de este primer postulado es la necesidad de eliminar de los estudios literarios todo juicio de valor sobre las obras.
  • La obra literaria, así como la literatura en general, forma un sistema; en ella nada se debe al azar.

Con lo anterior creo que se deja una clara idea de que el estudio, y por consiguiente la crítica, no está motivada por sensaciones ni opiniones personales sino que se mueve por la senda de análisis claros, cuyo objetivo en fin último es el bien de la literatura misma.

Ahora bien, pienso que más allá de si un libro me gusta o no, existe la posibilidad de que toda obra sea estudiada de manera imparcial, con la posibilidad de encontrar en aquel proceso elementos que la diferencien o no de las otras obras. Elementos que la acerquen o alejen de determinado tipo de lectores. Y que cumplan o no con determinados supuestos.

Ahora, volviendo al mundo de los juegos de mesa, en mi corto pasar por este mundo lúdico, recuerdo haber leído un artículo que estudiaba cómo eran las formas de victoria de los juegos antiguos. Se hablaba de juegos cuyo objetivo era inmovilizar al oponente, rodearlo completamente, flanquearlo, eliminarlo, o al final de la partida superarlo en número. Juegos que podían jugarse entre dos o más personas. Y sé, por algunas entradas y libros que poseo, que se han hecho esfuerzos recopilatorios de juegos antiguos. De hecho la misma BGG es un repositorio de aquello mismo, usando el saber distribuido respecto de los juegos alrededor del mundo. Actualmente desconozco si hay estudios más serios enfocados a juegos de tableros, más allá del ajedrez y juegos similares, pero podría apostar de que sí los hay, y ello lo induzco a partir del desarrollo de aplicaciones digitales e inteligencias artificiales que están operativas actualmente y que emulan muy bien el comportamiento de oponentes reales, incluso en diferentes niveles de dificultad en muchísimos juegos.

Es interesante lo que ocurre en países donde la afición lleva más tiempo como en Alemania, Estados Unidos o Francia. Allí existe la crítica de juegos de mesa sobre la base de lo que ya he descrito, un grupo de profesionales dedicados al estudio de los nuevos juegos y que además tiene un premio asociado, el famoso Spiel des Jahres, o el Deutscher Spiele Preis que es un premio esencialmente de jugadores experimentados.

En conclusión, a lo anteriormente expuesto, y a la pregunta planteada, creo que en nuestro idioma y en los foros y blogs habituales son muy pocas las publicaciones que se ajustan a lo descrito. Publicaciones en que se explican claramente los elementos que serán analizados, bajo qué supuestos se analizan y qué conclusiones se obtienen del análisis.

Hace un tiempo atrás escuché el programa 57 de Vis Lúdica, en el que se nos ofrecía un comentario a la conferencia que dió Tom Werneck en las DAU , quién nos explicaba que en Alemania, ya hace muchos años, se había tomado conciencia de esta industria y se habían hecho planes serios para el futuro. En esta misma conferencia se nos explicaba que la creación de un premio estaba alineado con esta idea y de que con el tiempo se esperaba que fuera un referente. Objetivo que se ha logrado a la perfección. En otras palabras, un tema, un negocio o una profesión/afición que a todas luces parecen ser solo del ámbito amateur, en algún momento se empezó a tratar de manera profesional y el resultado transcurridos los años no podía ser mejor. Actualmente, existe una industria en Alemania dedicada a los juegos de mesa de toda índole y tipo, y evidentemente marca un referente para el resto de países.

A veces pienso que nos hace falta reflexionar y recordar más seguido a aquellos que ejercen un oficio, aquellos que no necesariamente apellidamos de “profesionales”, ya que son éstos los que ejercen su trabajo con dedicación y en muchos otros casos con pasión, aprendiendo cada detalle de las técnicas que utilizan para darnos unos productos resultantes que son espectaculares. Estaremos de acuerdo, en que estos señores terminan siendo especialistas en sus artes, y voces autorizadas para realizar estudios o para valorar o criticar obras que se circunscriban con su oficio. Son expertos. Y estos expertos existen en todo ámbito de la vida diaria, incluido el mundo de los juegos de mesa. Y apasionados en los juegos conozco a unos cuantos, varios tienen programas o han sido entrevistados, y sus opiniones siempre son claras y mesuradas. En muchos casos, mi apreciación personal difiere de lo comentado pero los argumentos expuestos son claros como el agua. En el fondo, contribuyen y mejoran el entorno, son aporte y no empobrecen este mundo de los juegos, y normalmente, para quienes somos aficionados, nos dejan con preguntas interesantes respecto de temas que a veces pensamos que no tienen relación con esta afición.

Creo que en España se está dando un momento especial en relación a la industria de los juegos de mesa y creo que si se unen fuerzas y se planifica a mediano y largo plazo, se transformará primero en un excelente negocio, sostenible en el tiempo, y con la capacidad de crecer aún más. También de transformarse en una industria sólida, y que dicte cátedra en temas que les serán propios.

Me gusta mucho cuando leo de encuentros, ferias o reuniones convocadas para dar a conocer los juegos a aquellos que aún no los conocen, así también cuando se reúnen los especialistas en el tema o cuando se convoca a eventos donde viene gente con experiencias más desarrolladas y se aprende de ellos. Pienso que ese es el camino de hacer crecer el negocio y la afición e interés.

Volviendo sobre los primeros párrafos, creo que hay que tener muy claro lo qué es una crítica, un comentario, una reseña, una nota de prensa y una opinión personal. Y, naturalmente, darle el peso que cada cual se merece y no complicarse. Leyendo varias publicaciones super negativas en laBSK se ve que son solo opiniones, incluso en algunos casos solo sensaciones de quienes las emiten, sin mayor análisis. En caso opuesto ocurre lo mismo, publicaciones super positivas que son solo opiniones o notas de prensa vitaminadas. Pero lo general es encontrarse con opiniones mesuradas, comentarios super bien estructurados y reseñas que tienen por fin último hacer crecer este mundo de los juegos de mesa (ojo que no siempre son a favor o en contra de un determinado juego). Y son esas, creo yo, a las que hay que darle peso e importancia. Y es con esas personas con las que hay que entrar en el diálogo y la discusión, ya que en el fondo son expertos o especialistas en este tema y seguro que el resultado de aquello será siempre una contribución a esta industria.

Enlaces de interés:

1.- Conferencia de Tom Werneck – Gracias al blog La Ficha Roja

2.- Transcripción en PDF de la conferencia de Tom Werneck – Gracias al blog La Ficha Roja

3.- Podcast #57 de Visludica – 2 Podcasters y Tom Werneck

4.- Artículos sobre crítica en los juegos de mesa – Gracias al blog Instituto de Estudios Solarísticos de Lev Mishkin

5.- Imagen de este artículo gracias a Alberto Montt y su blog Dosis Diarias

Anuncios

La Biblioteca de la Ludoteca: HOY “Las Aventuras de Gótrek & Félix”

Con esta entrada pretendo inagurar lo que será una nueva sección (y categoría del menú) estable (aunque no periódica) de la Ludoteca: “La Biblioteca”, en la cual comentaremos algunas de las manifestaciones de los juegos de mesa en otras plataformas de entretenimiento como lo son la literatura y el cine… Como muchos saben y otros tantos ni siquiera sospechan, las referencias cruzadas, guiños y otras interrelaciones entre las diferentes obras creativas de tan distintas variantes; desde los jovenes roleros en “Shakma” hasta el cuestinable sistema de posicionamiento de emergencia japonés en “Battleship”, en el cine, o desde “Afortunado en el Juego” (de E.T.A. Hoffmann) hasta la solapada veta grognard de Lucas Corso en “El Club Dumas” (de Arturo Pérez-Reverte), en la literatura; por supuesto pasando por multitud de otros ejemplos, incluyendo las múltiples referencias a autores como Tolkien y Lovecrafth, sólo por mencionar algunos ejemplos. Esperamos que guste.

LAS AVENTURAS DE GÓTREK Y FÉLIX

No existe duda sobre que el “universo imaginario fantástico” más prolijo, verídico, perfecto, plausible… (vamos, “el mejor”) es aquel creado por J.R.R. Tolkien para situar las historias, relatos y leyendas que, finalmente, concluyen en la obra épica por antonomasia “El Señor de los Anillos”; universo llamado genéricamente como “La Tierra Media” (aunque es sabido que la Tierra Media, propiamente tal, es una porción muy pequeña de éste).

Disputándose un segundo lugar muy distante del primero, se encuentran un montón de otros mundos y universos fantásticos creados por un montón igualmente (incluso más) nutrido de autores de distintas índoles y propósitos: Terrinoth, Narnia, Krynn, Los Reinos (Olvidados), la Era Hiboria, Westeros (Poniente), Ecuestria, Halsaribia (¡eah!)… cada cual más o menos fantástico y también más o menos “sostenible” de acuerdo a su respectiva geografía, razas que lo habitan y poderes que lo gobiernan.

Desde la muy humilde (y también bastante sesgada) opinión de este ludotecario de menor categoría, creo que aquella palma se la lleva “El Viejo Mundo”, el mundo fantástico creado a expensas de la franquicia perteneciente a Games Workshop: Warhammer. (Lo lamento por todos aquellos seguidores y fanboys de otros mundos, de quienes respeto mucho sus opiniones, por supuesto).

Antes que comiencen a recoger piedras adecuadamente pesadas, manipulables y aerodinámicas para apedrearme, déjenme insistir en la separación previa que es necesario hacer entre las políticas comerciales de GW y el trasfondo intelectual y artístico que hay detrás de sus productos, para poder apreciar la riqueza de éstos.

Ahora sí. Tampoco pienso ponerme a describir ni los aspectos fundamentales ni los de detalle del Viejo Mundo (tal vez lo haga en otra oportunidad, aquí en el blog o en el podcast). Solamente me fijaré en la figura de dos personajes de entre los miles (incluso más poderosos) que habitan este mundo: Gotrek Gurnisson y Felix Jaeger, protagonistas de las novelas que motivan esta entrada.

“Las Aventuras de Gotrek y Felix” es una saga compuesta de varias novelas que relatan las aventuras que corren estos dos personajes en sus viajes por todo el orbe del Viejo Mundo (o al menos gran parte de éste, hasta ahora). El tema central habla sobre la extraña asociación de estos dos personajes y el destino que los une…

Portada de "Trollslayer", la primera entrega de la saga, a manos de

Portada de “Trollslayer”, la primera entrega de la saga, a manos de William King

Gotrek Gurnisson es un enano (similar a los de Tolkien), otrora perteneciente al gremio de ingenieros, que por un motivo desconocido ha hecho el juramento de “Matador”: una ralea de enanos que por alguna deshonra sufrida buscan obtener la reconcialiación de su honor a través de la muerte a manos del adversario más terrible posible… obviamente no vale dejarse matar, sino que dicho adversario debe matarlo real y verdaderamente, para que el acto tenga valor. De allí que existan diferentes “niveles” entre este tipo de enanos, como matatrolls, matagigantes e incluso matademonios. Hasta el momento, Gotrek no ha encontrado rival que le permita reconciliar su afrenta…

Félix Jaeger, por su parte, es un humano del Imperio, otrora joven y rico heredero de una poderosa casa de comerciantes de Altdorf, con ínfulas de poeta, que luego de una discusión con su padre, hizo abandono de su hogar y de su herencia… Luego, durante una borrachera de cantina, de carácter épica, en instancias que por algún motivo el enano matador le salvó la vida, el humano juró seguir al enano para escribir una balada sobre su muerte, cuando ésta llegara a manos de un adversario lo suficientemente poderoso.

Miniaturas de Gotrek Gurnisson y Felix Jaeger para Warhammer

Miniaturas de Gotrek Gurnisson y Felix Jaeger para Warhammer

La dinámica de la pareja resulta bastante interesante, en el sentido de que Félix (quien generalmente hace de narrador principal), jamás se siente plenamente reconocido por Gotrek, quien a su vez, parece aceptar la compañía del humano sólo a regañadientes y como parte de su infausto destino; sin embargo y solapadamente se deja entrever que ambos se tienen algún aprecio (y en más un momento hasta confianza), en el sentido de que en más de una oportunidad y sobre todo en los momentos de peligro, la presencia del enano tranquiliza los temores de Felix, y la espada de éste ha salvado la espalda de Gotrek en más de una oportunidad de alguna muerte indigna de cantar.

Originalmente, los relatos obran de la mano de William King (los primeros siete libros de la saga), para luego pasar a la pluma de Nathan Long (seis libros) y actualmente a las de Josh Reynolds (dos libros) y David Guymer (uno sólo).

Aunque hasta ahora solamente he leído “Mataorcos” (de Nathan Long) y actualmente recién he comenzado con “Mataskavens”, puedo decir que se trata, por supuesto, de historias absolutamente “palomiteras” (dudo que alguien podría esperar más de todo esto), pero de las cuales resulta bastante entretenido recrear en la mente, de la mano de autores que cumplen bastante bien con su oficio de narradores, la increíble geografía del Viejo Mundo, sus ciudades, castillos y fortalezas; recorrer los senderos por bosques y tierras salvajes, adentrarse en oscuras cavernas y túneles atestados de peligros; y reconocer los diversos personajes que pueblan y dan vida a este mundo, lo mismo que las idiosincrasias de las diversas razas que “conviven” en él, donde se explota una de las mayores virtudes de Warhammer: una diversidad casi ilimitada en un mundo que pese a ello y que por algún motido desconocido, igualmente resulta sumamente viable y congruente.

Los libros pertenecientes a William King son:

  • Trollslayer (Matatrolls)
  • Skavenslayer (Mataskavens)
  • Daemonslayer (Matademonios)
  • Dragonslayer (Matadragones)
  • Beastslayer (Matabestias)
  • Vampireslayer (Matavampiros)
  • Giantslayer (Matagigantes)

Los títulos escritos por Nathan Long son:

  • Orcslayer (Mataorcos)
  • Manslayer (Matahombres)
  • Elfslayer (Mataelfos)
  • Slayer of the Storm God (audio book only)
  • Shamanslayer (Matachamanes)
  • Zombieslayer (Matazombis)

Finalmente encontramos:

  • The Antology (por varios autores)
  • Road of Skulls (por Josh Reynolds)
  • Curse of the Everliving (por David Guymer)
  • City of the Damned (por David Guymer; historia de la cual estoy absolutamente hypeado por el “crossover” con Mordheim).
  • The Serpent Queen (por Josh Reynolds)

La saga completa está editada por Black Library (la editorial “literaria” de Games Workshop) y en español se encuentran disponibles, gracias a Timun Mas, los títulos que se han traducido en cursivas y entre paréntesis, los cuales también están disponibles en http://www.epublibre.org (pero no se lo cuenten a nadie, jejeje).

Portada para "City of the Damned" (Ciudad de los Condenados), a manos de David Guymer, uno de los últimos títulos de la saga y que relata las aventuras de la pareja en las misteriosas y llenas de peligro, calles de la prohibida ciudad maldita de Mordheim

Portada para “City of the Damned” (Ciudad de los Condenados), a manos de David Guymer, uno de los últimos títulos de la saga y que relata las aventuras de la pareja en las misteriosas y llenas de peligro, calles de la prohibida ciudad maldita de Mordheim

Resumiendo, se trata de una saga que, aún con varios títulos a su haber y sin mucha esperanza de tener un desenlace, al menos en el corto plazo, resulta muy entretenida de leer y a ratos, incluso absorvente. Si bien es cierto los títulos siguen cierta hilación y cronología, cada volumen es autoconcluyente y en tal sentido pueden ser leídos como texto independiente. Tampoco es necesario conocer en detalle el universo de Warhammer para disfrutar de esta lectura, sin embargo gran parte del goce de los textos surge del ansia de revivir las construcciones mentales preconcebidas del Viejo Mundo, ya que conociendo las extrañas políticas comerciales de GW, muy seguramente jamás podremos ver a esta pareja de aventureros en otro formato que no sean miniaturas, alguna novela gráfica y en el mejor de los casos algún vídeojuego chapucero, pese a lo extraordinario que sería ver llevadas a la pantalla grande toda la grandeza del Viejo Mundo, su geografía, sus maravillas, sus terrores, poderes y portentos.

Limpieza de Verano (nuevas etiquetas)

Aprovechando el parón veraniego durante las “vacaciones” de nuestros ludotecarios, hemos aprovechado para hacer un poco de orden dentro de la Ludoteca, principalmente re-organizando el sistema de etiquetas (tags) de las todas las entradas a la fecha.

El asunto se restringirá en adelante a las siguientes etiquetas estables(pudiendo agregarse más si el tema lo amerita, previa aprobación del Sindicato N° 1 de Ludotecarios y de la Dirección):

HALL DE RECEPCIÓN
Algunas cosillas relacionadas con los anfitriones y la preparación del blog…

LUDOTECA
Sobre juegos de mesa, propiamente tal y en sus formatos tradicionales (tableros, cartas, losetas, dados, fichas, etc… sobre una mesa como Dios manda).

CAFETERÍA
Conversación y opinión abierta sobre los diferentes aspectos de la afición a los juegos de mesa.

MUSEO
Sobre juegos viejunos y otras piezas de colección.

ENFERMERÍA
Sobre todas aquellas enfermedades raras y manías extrañas y obseciones patológicas producidas por el vicio excesivo por los juegos de mesa.

LA DIRECCIÓN
Anuncios oficiales de La Ludoteca de Pampala: relaciones públicas, utilidad pública, organización, atención y servicios.

TABLERO DE ANUNCIOS
Noticias, novedades y otros anuncios de menor categoría.

3ER. TABLERO
Juegos creados en Suramérica y opinión sobre temas relacionados a la afición de los juegos de mesa en esta parte del mundo.

MECÁNICAS & COMPONENTES
Sobre las diversas mecánicas y componentes que utilizan los juegos de mesa.

RESEÑA & CRÍTICA
Reseñas y críticas sobre juegos de mesa y alguna otra cosa relacionada cuando se lo merezcan.

SOPORTE TÉCNICO
Sobre medios, hardware y software utilizado para el blog y el podcast.

TABLERO VIRTUAL
Juegos de mesa en plataformas informáticas como computadores, tabletas y móbiles.

VIDA SOCIAL
Aspectos relacionados con la vida social al rededor de un tablero: ambientación de las partidas, juntadas, amistad, piques, comida & bebida, etc…

CONCURSOS
Sobre los concursos que vayamos haciendo…

Y finalmente una serie de etiquetas sobre las clasificaciones más recurrentes y referenciales de los distintos tipos de juegos de mesa aludidos: Eurogames, Ameritrashes, Temáticos, Abstractos, Party Games, Infantiles, Fillers, Wargames y 18xx.

Ah, y recuerden que muy probablemente durante la 2da. quincena de marzo regresemos a las grabaciones… estén atentos al Tablero de Anuncios.

 

 

Entrada veraniega: “¿Lo quiere con o sin borde?” (los márgenes en cartas, tableros y otros componentes)

Esta mañana, mientras daba cuenta de las hojuelas de avena con yogur del frugal desayuno que sirven en el comedor de los ludotecarios de nivel inferior, me dispuse a mirar la vídeo-reseña de Bryan Metzler sobre el Lewis & Clark en Dice Tower, juego que me tiene bastante hypeado a día de hoy. Sin embargo el hype, no puedo dejar de mencionar cierta “incomodidad” que me producen aquellos componentes en los cuales el diseñador gráfico ha decidido prescindir de los márgenes en los bordes, principalmente en tableros y cartas (y éstas últimas especialmente)… en cuanto a tokens, la verdad es que no molesta…

Me cuesta bastante hallar palabras que me ayuden a describir la incomodidad que mencionaba antes, pero con esos bordes cortados así a “tajo” siento sensaciones tal vez asociables al “vértigo” y a “algo que se desborda”. No sé si logro explicarme. Tampoco digo que sea algo insoportable, de hecho, pienso seriamente hacerme con el juego de marras.

Respecto de la excelente calidad gráfica y artística del Lewis & Clark no cabe ninguna duda…

… sin embargo que bien les quedaría un elegante y limpio borde blanco a esas cartas… (imagenes gentileza de BGG)

El asunto es que luego he puesto el comentario en el tuiter, así sin muchas esperanzas de remover nada, y resulta que a poco me llega una respuesta de Fran FG (conductor del podcast La Voz de su Juego y traductor de juegos, entre otros) apoyando 1 millón de veces mi postura… no tardó en llegar la réplica de cierto vampiro barroco conocido como Gonzo Bríos (artista y diseñador gráfico noctámbulo, creador del juego 15 Días, entre otros), rebatiendo que los bordes con margen le parecían anticuados, más propios de juegos como Magic: the Gatering…

Casi inmediatamente sale Bascu (el otro conductor de La Voz de su Juego, artista y diseñador gráfico, entre otros) al rescate (pistola de rayos en mano), dando un +1 al millón de su compañero de podcast… al poco el tema diverge a la mala calidad gráfica actual de las cartas de FFG (Fantasy Flight Games). Yo que soy un profano en el tema del diseño gráfico, interpongo que, además de las sensaciones extrañas que me provocan las cartas sin bordes (atribuibles únicamente a mis graves problemas psicológicos, dicho sea de paso), el margen al borde cumple la función de “enmarcar” el componente, individualizándolo y dándole notoriedad dentro de un conjunto… las cartas sin margen dan la sensación de perderse, difumarse o mimetizarse dentro del conjunto, confundiéndose y diluyéndose con el todo (en mi humilde opinión).

Pero como digo, no soy más que un profano en todo esto y ante peso de los contertulios en estos temas, decidí poner pies en polvorosa con el sucio pretexto de que debía ir a ducharme para luego ir a cumplir mis humildes funciones de ludotecario de menor categoría en la Ludoteca (no sin antes ser culpado de tirar la piedra y luego esconder la mano, jajaja).

Al regresar veo que los contendores han hecho las paces, habiendo encontrado un punto de acuerdo intermedio (los “márgenes disfrazados”) y que además, el Ludotecario Emilio se ha declarado del bando “mejor sin margen”, pretextando cosas anarquistas sobre sus conflictos con los encuadramientos.

No obstante, creo que es necesario admitir que “lo que se usa hoy en día” son las cartas sin margen, las cuales parecen tener un aspecto más sofisticado, pero yo, como un ludotecario de alineamiento conservador, no puedo hacer más que enloar la elegancia de un limpio margen blanco en contraste con la policromía del arte gráfico de una carta o aquellas láminas que siendo más pequeñas que el tablero que ilustran, dejan entrever algunos milímetros del doblez del forro posterior de éste… algo así como los bordes negros superior e inferior de las películas de cine proyectadas en la televisión. Yo mismo, en mi veta de diseñador de juegos (inédito), gusto de añadir aquellos bordes en mis diseños, lo cual es absolutamente innecesario y hasta incorrecto, pero igualmente me gusta hacerlo.

Nótese la elegancia que le confiere al tablero de mi proyecto Nantucket, un margen negro de 4 mm que simula ser el doblez del forro bajo la lámina ilustrada...

Nótese la elegancia que le confiere al tablero de mi proyecto Nantucket, un margen negro de 4 mm que simula ser el doblez del forro bajo la lámina ilustrada…

... lo que no sucede en el tablero de mi otro proyecto, "Greenhood Railways", al cual aún no le he añadido el borde.

… lo que no sucede en el tablero de mi otro proyecto, “Greenhood Railways”, al cual aún no le he añadido el borde.

Finalmente, y como tampoco soy un “talibán” en este aspecto, hay que mencionar que en ocasiones unos márgenes mal concebidos pueden arruinar el grafismo de un juego; al respecto recuerdo que luego de la versión original (y limitada) del SATM JCC (Señor de los Anillos: Tierra Media, juego de cartas coleccionables) de JOC e ICE, cuyos márgenes de carta eran en un elegante color negro, salió una edición “ilimitada” de cartas con borde azul, las cuales luego carecían de todo valor y en ocasiones podía constituir una “cutrez” utilizarlas en una partida (algo así como jugar Warhammer con miniaturas sin pintar), lo mismo que las cartas que venían en un conjunto de mazos preconcebidos de Gandalf vs. Saruman, cuyos bordes eran grises y blancos, respectivamente… luego una carta rara con borde negro podía alcanzar costes elevados, mientras que la misma, pero con los infames bordes en otros colores, no valía nada…

En SATM tener a Khamûl el Oriental (el 2do. de los Nazgûl), era bacán (molaba)… pero si lo tenías con borde azul, era lo mismo que no tenerlo.

Bueno, sobre gustos, colores… ¡Hasta la próxima!