Diseños, contenidos y movimiento

Continuidad y Movimiento

Hace unos buenos meses que mi trabajo se desarrolla en pleno desierto, y claro, las oportunidades para juntarme con mi grupo de amigos se han reducido casi a cero. Pero como soy bastante inquieto, la soledad a la hora de jugar la he volcado sobre los tiempos muertos que me quedan en las tardes y he estado leyendo información, desde bastantes fuentes, relacionada con el desarrollo de juegos y el diseño, y me he encontrado sorprendentemente, dada mi ignorancia naturalmente, de que el estudio de los juegos, el diseño y la forma de ejecutar proyectos que los lleven a la realidad es relativamente reciente. Creo no equivocarme al decir que esto ha comenzado a tratarse de manera seria, o tal vez es mejor decir de manera profesional, a contar de los años 80, cuando se produce la irrupción de los juegos de consolas.

Estas mismas lecturas me han sorprendido al mostrar la gran cantidad de vínculos que existen entre diferentes esferas que utilizan a los juegos de mesa como objetivo o medio de desarrollo. Así, puedo comprender que los juegos de mesa, usados como prototipos, son fundamentales a la hora de poner de manera rápida ideas o diseños en movimiento, para diseccionar y probar mecánicas, para validar las interacciones entre los jugadores, para detectar fallos, para presentar ideas a inversionistas, para ejercitar la creatividad, para llevar a cabo proyectos en concreto, entre muchas otras.

Adicionalmente, he visto el tremendo potencial educativo que tiene usar como herramienta la creación de juegos, ya que además de poner en el ruedo el ejercicio de la creatividad, se pueden enfrentar temas tan diversos como el estudio de matemáticas y probabilidades para usar elementos aleatorios y otros que sirvan para dar balance, sirve para estudiar mecánicas y estrategias, sirve para desarrollar habilidades narrativas, para desarrollar habilidades asociadas al arte y al diseño gráfico, sirve para enseñar temas relacionados con propiedad intelectual y mercado, para desarrollar habilidades de programación, para explicar y poner en práctica las capacidades narrativas y un sin fin de cosas más, que pueden estar alineadas con otras materias que pueden ser parte integral de un plan o estrategia educativa de alguna institución o programa.

Pero todo lo anterior requiere de cierta base, la que se ha ido construyendo poco a poco, y es, tener y utilizar un lenguaje común. Partiendo naturalmente por lo que se entiende de juego (cosa que no definiré y les dejaré un par de enlaces para que saquen sus propias conclusiones), qué elementos bases los componen y los diferencian, qué tipos existen y cuáles son las propiedades de unos y otros tipos, cuáles son las etapas de su desarrollo y como se relacionan, y finalmente, cuáles son los recursos que se requieren para implementarlos.

No sé si logro darme a entender, pero en un principio descubrí los juegos, y en ellos un nicho, y en los juegos de mesa un nicho aparentemente más pequeño… Pero poco a poco, he ido descubriendo que este nicho aparentemente pequeño, en realidad encierra unos conocimientos y herramientas muy potentes que hacen que podamos movernos por otros ámbitos tanto o más entretenidos como los juegos mismos y expandir el área de cobertura y alcance de nuestra afición. Los juegos de mesa pueden ir mucho más allá de la diversión que generan puestos en la mesa a un grupo de jugadores, en su estudio, proceso y objetivo pueden ir mucho más allá.

Veo nichos de mercado no abordados de manera profesional, o que simplemente desconozco que existan en habla hispana, como empresas dedicadas al play testing, al desarrollo de prototipos de juegos de mesa para compañías de videojuegos, dedicadas a dar soporte a proyectos o dedicadas a enseñar en institutos o universidades todo lo que se relaciona a los juegos o el potencial que este genera a nivel social.

Hace unos meses terminé un proceso de estudio, en el cual, la última etapa, consistió en jugar y probar en talleres de creatividad, de innovación, sobre recursos humanos y sobre procesos de fabricación y optimización. En todos, el juego, la interacción y comprender los procesos, eran muy entretenidos. No les miento si les cuento que tuve que dibujar, narrar, escribir, correr y saltar, caminar a ciegas, resolver puzzles o pistas, fabricar utilizando diferentes elementos, trabajar cooperativamente, competitivamente, en solitario, resolver acertijos, crear mecanismos para lograr objetivos, optimizarlos, crear reglas, deducir reglas, etc… ¿Les suena conocido lo que describo? Lo pasé genial. De hecho, extraño haber terminado aquel curso, la experiencia fue muy buena, y el grupo se divertía realmente.

Veo en muchos jugadores la inquietud por crear nuevos juegos, y no necesitan “lanzarse a la piscina”, no es necesario, hay un montón de información y cursos que nos ayudan en cada cosa que necesitemos, para hacer las cosas bien. Naturalmente la creatividad debe dejarse libre, sin ataduras ni sesgos, pero a la hora de pasar a las siguientes etapas, no hay por qué ser tan amateur XD.

He visto en la red un par de recursos que me parecen interesantes de compartir para comenzar y fueron los que leí y vi con mucho interés desde el principio.

Me gustaría recomendar en primer lugar un texto de un creador de juegos llamado Greg Costikyan, “I Have No Words & I Must Design: Toward a Critical Vocabulary for Games” en el enlace http://www.costik.com/nowords2002.pdf. Lo adjunto ya que muchas páginas web y otros textos hacen referencias a él como el punto de inflexión en el enfoque de estudio relacionado con los juegos. Su página web contiene otros textos y recursos donde expone diferentes materias asociadas a los juegos. Los románticos de los juegos de rol tal vez lo recordarán por ser uno de los creadores de Paranoia un juego inconfundible y, además de divertido, dificilísimo de “masterear”, en mi opinión naturalmente, o como el autor del clásico Star Wars: The Roleplaying Game.

El texto de Costikyan es revelador en cuanto a establecer, en su desarrollo, un lenguaje y enfoque que sirva de guía para los que trabajan y se divierten con juegos, de alguna manera para diferenciarlos y a la vez mostrar de que los juegos poseen ciertas características que les son únicas.

En segundo lugar les recomiendo visitar el proyecto de Ian SchreiberGame Design Concepts: An experiment in game design and teaching“. Es un curso en línea que se desarrolló en 2009, y que consta de 20 capítulos, con una wiki incluida. Este curso, no es sólo lectura, ya que en este se nos desafía a ir creando cosas por etapas y en el camino ir aprendiendo diferentes conceptos relativos al diseño de juegos. Existe una versión traducida, pero recomiendo seguir la escrita en inglés en el siguiente enlace https://gamedesignconcepts.wordpress.com/2009/09/09/i-just-found-this-blog-what-do-i-do/

Schreiber tiene un segundo proyecto, del mismo estilo, que se llama “Game Balance Concepts: A continued experiment in game design and teaching“, que es la segunda parte del anteriormente mencionado. Este está orientado al balance en el diseño, y es en términos de conceptos, más profundo y nos enseña a relacionar elementos matemáticos a la hora de realizar nuestros proyectos o implementaciones. El curso lo pueden seguir en el siguiente enlace https://gamebalanceconcepts.wordpress.com/2010/06/17/hello-world/

Este mismo señor, junto a Brenda Brathwaite, poseen un libro llamado “Challenges for Game Designers” el que aborda varios tópicos de los cursos en línea indicados y muchos otros más. Los animo a que vean el índice de contenidos en Amazon. http://www.amazon.com/Challenges-Game-Designers-Brenda-Brathwaite/dp/158450580X/

Otro recurso que considero que es muy bueno leer es “A Theory of Fun” de Raph Koster, un libro muy especial que trata de resolver algunas preguntas como, qué son los juegos y la diversión y de por qué eso importa. Seguro les sorprenderá. Si quieres comprender de qué están hechos los juegos que te divierten y, también aprender conceptos relativos a la creatividad, no pueden dejar de leerlo. http://www.theoryoffun.com/

Hace ya unos meses que sigo un blog muy variado en sus entradas y que se llama League of Gamemakers el que recomiendo su lectura, ya que hay todo tipo de temas centrados en aspectos que involucran el desarrollo de juegos, de proyectos o de aspectos relativos a ellos. Se pueden leer temas asociados al proceso de poner un juego en financiación colectiva, al proceso de gestión de una idea, o el análisis de mecánicas o características de los juegos de mesa, también hay entradas en tono humor muy buenas. El sitio está alojado en http://www.leagueofgamemakers.com Una cosa que me gusta mucho, es que realizan entrevistas o enlazan a artículos de bastante interés. Cosa curiosa es que justo esta semana han publicado un artículo llamado “Prototypes: How much time and money to spendhttp://www.leagueofgamemakers.com/prototypes-how-much-time-and-money-to-spend/

Para los que les gusta profundizar en temas ya un poco más formales pueden leer el “paper” de Hunicke, Le Blanc y Zubek llamado “MDA: A formal approach to game design and game research”, http://www.cs.northwestern.edu/~hunicke/MDA.pdf, el que muestra un interesante enfoque para que los diseñadores no pierdan de vista cómo los jugadores perciben sus juegos y utilicen este conocimiento en el proceso de desarrollo, crítica y estudio de los mismos. Le Blanc es mencionado extensamente por Costikyan en su artículo. En este mismo documento hay referencias a otras fuentes por si desean seguir profundizando en este interesante tema sobre mecánicas, dinámicas y estéticas.

Pasando a otro aspecto artístico, para quienes no estamos relacionados con el mundo del grafismo, hay que tratar de comprender cómo funciona la parte profesional de esta esfera, cuál es su alcance y en qué nos puede ser útil y fundamental al momento de lanzarnos en un proyecto. En este sentido, creo que la charla que dio el ilustrador y diseñador Pedro Soto llamada “Ilustrando Juegos” es clarísima, y creo que deja definidos los alcances de este maravilloso trabajo. Les dejo el enlace al video. http://youtu.be/WvvY37YejEo

Para conocer más ilustradores y sus trabajos les remito el enlace de la estupenda revista sobre juegos de mesa Token, la cual tiene un apartado donde se hacen referencias a ilustradores y sus trabajos. Hay trabajos que son sorprendentes, muy buenas referencias. https://revistatoken.wordpress.com/token/

Para el final he reservado la recomendación de acercarse al ámbito de la narrativa. Pero, ¿cómo explorarla, aprender de ella?… Creo que un acercamiento creativo para aprender y desarrollar esta habilidad, y disfrutar de la misma, es volverse hacia los queridos librojuegos. Les recomiendo que puedan visitar la web Librojuegos, la que está a cargo de dos magníficos entusiastas, Fernando Lafuente y Jacobo Feijóo, y la que reúne una cantidad impresionante de información y referencias. Nunca se les pasó por la mente crear un libro de aventuras, bueno, hoy con las herramientas que existen distribuidas por la red, creo que la única excusa para no sumergirse en la creación de un librojuego es que no tengamos tiempo. Pero cuando algo nos gusta, el tiempo es lo de menos ;P. Les dejo una referencia a una entrada llamada “Cómo escribir un librojuegohttp://librojuegos.org/2014/09/como-escribir-un-librojuego/ la que lista múltiples herramientas. Yo personalmente estoy experimentando con Twine.

Los juegos son un mundo y la información entretenida relacionada a ellos enorme. Creo que mientras más experimentemos y aprendamos, el desafío de llevar a cabo nuestras ideas tendrá mayor probabilidad de ser exitoso. Venga, anímense y visiten otras cosas, el resultado es pura exploración.

Espero que esta entrada les guste, y si conocen otros recursos, por favor no duden en mencionarlos en los comentarios.

Anuncios

Snobismo y juegos de mesa

Los ludotecarios Emilio Fontirroig (Izq.) y Tomás Díaz (Der.) pulen su técnica en el juego del croquet durante los ratos libres de sus labores, aprovechando el exquisito y bien cuidado césped de los jardines de la Ludoteca de Pampala

Los ludotecarios Emilio Fontirroig (Izq.) y Tomás Díaz (Der.) pulen su técnica en el juego del croquet durante los ratos libres de sus labores, aprovechando el exquisito y bien cuidado césped de los jardines de la Ludoteca de Pampala. Luego irán a disfrutar de un latte mientras comentan los detalles de sus interesantes vidas…

Lo juro, la primera vez que leí la palabra snobismo y juegos de mesa en una misma frase, pensé que me estaban tomando el pelo, en serio…

Tal parece ser que en España, el término snob parece tener mayor amplitud que aquí en Chile; en términos prácticos y en buen chileno, parece que allá en la península Ibérica, la palabra de marras reúne a la vez los términos “siútico” y “pedante”.

Acá en Chile un “snob” es solamente un “siútico”, es decir, una persona que se da aires de ser más de lo que realmente es, llámese “aspiracional”, “roto botado a cuico” o “cuico botado a pituco”. Perdón por el slang, pero resulta de lo más representativo… el “roto” es el chileno de a pié, el tipo común y silvestre del pueblo. El “aspiracional” es aquel que haciendo sacrificios económicos importantes puede, además de alimentar a su familia y educar a sus hijos, permitirse “parecer cuico”: juega al tenis (pero preferiría jugar al golf), tiene un auto que “parece 4×4”, llama “nana” a la señora que le coopera con el aseo de la casa, llama “casa en la playa” al departamento comprado a mil años y que está “cerca del mar”. El “cuico” es el tipo acomodado, de al menos 2da. generación bien educada, pero que no pertenece a la “aristocracia chilena”… Y finalmente, el “pituco” es el aristócrata, aquél proveniente de la unión de familias rancias, con abolengo histórico y prácticamente endogámicas, lo que hace muy difícil que aquel círculo se abra y que por lo tanto prolifere tanto el “siútico” por aquí y por allá.

Pero independientemente de todo lo anterior, un “pedante” es sólo eso, un tipo que habla más de lo que sabe con aires de intelectualidad, pero sin afanes de crecimiento social, únicamente en el plano intelectual.

Como lo explica el profesor Robert Langdon, la palabra “snob” proviene de los registros universitarios del sistema OxBridge, cuando a aquellos alumnos que no provenían de familias nobles, en la nóminas estudiantiles se les apuntaba la etiqueta de “S.NOB”, abrebiación de “Sans Noblesse”, es decir: “Sin Nobleza”, un título bastante peyorativo, pero que de algún modo luego comenzó a aplicarse a aquella gente burguesa, acomodada, pero que no provenía de la casta noble, pero que a razón de su riqueza, aspiraba a ella…Lo ideal era lograr casar una hija con algún joven noble de familia decadente, seguramente en la ruina, pero con apetitosos títulos nobiliarios…

Y resulta que, por otra parte, los geeks/nerds/frikis, independiente de su extracción social, suelen ser sólo eso, unos nerds más o menos refinados según sea el caso, y por eso me costó tanto entender eso de frikis “snob”, pero una vez comprendido, las piezas encajaron.

Acá (en LATAM), lo “snob” es alardear de supuestos gustos por el sushi y los vinos, además del subsecuente supuesto conocimiento al respecto. Con el café, el té, el aceite de oliva, las alcaparras, el pastrami, el aceto balsámico, la comida peruana y el colgar esas coloridas banderitas tibetanas en la terraza, asegurándose de que todo el mundo pueda verlas, ocurre lo mismo. Pero alardear sobre aperturas en el ajedrez y su inclusión en el sistema educativo es solamente nerd… RE-NERD en realidad. Indudablemente esta diferencia se debe a que el desarrollo cultural a este lado del cementerio es sustantivamente más bajo que el de Europa (hablando en términos generalizados, claro está).

Dicha diferencia también me hace entender otras cosas, como lo “in” que es en el Viejo Continente, idolatrar figuras como, por ejemplo, la del “che” Guevara… Acá en Suramérica eso es simplemente política, vivida y sufrida… allá, no me cabe la menor duda que el asunto sólo aborda el “snobismo”, una etiqueta para “parecer rebelde”…

Pero ya me he desviado bastante del tema en pos de zanjar las diferencias culturales respecto del alcance del tema, y puestos en ello, la cosa es que entonces sí que existen los “snobismos lúdicos”… Hablemos un poco sobre algunos de ellos…

 

El “Hype Victim”

“Últimamente observo que la gente que pulula por aquí es bastante snob (yo el primero, por supuesto). Parece que los juegos son buenos o malos en función del año de distribución. En el mercadillo muchos venden sus colecciones para adquirir lo último de lo último que sale “pasaomañana”, mientras que se valora los juegos de la gente en función de las novedades. Casi parece que comprar un juego de 2007 es “arqueología lúdica”. ¿De cuántos de todos esos juegos por los que ahora el público se da de tortas se hablará en menos de 20 meses? Mientras, hay joyitas que pueden tener 3, 5, 10 o 20 años de las que ni se habla”.

thunder_cc

Entiendo que se refiere a aquellos que se gastan hasta lo que no tienen para estar al tanto de las últimas novedades y tener lo último de lo último, desdeñando lo que ya está “pasado”…

Personalmente veo con horror el ritmo que va tomando la afición, incluso culto, por la novedad, y las torres de cajas de juegos que se apilan con una o dos partidas por ejemplar, cuando una de las virtudes de los juegos de mesa debería ser lo preserbable de su formato y la rejugabilidad.

Dentro de este tipo de snobismo, también es posible encontrar al “Mecenas”, aquel que alardea de su grandeza al apoyar epidémicamente la causa lúdica a través del crowfunding, corriente que a mi manera de ver, no ha ayudado a crecer el hobby, sino que sólo ha monstruomorfizado los juegos en una espiral ascendente de sobre-producción, amenazando a los proyectos sencillos.

“The Collector”

“¿En serio que un Troyes, Fresko, etc, nos aportan más que un Tikal, Amun Re, etc? Hablo de los juegos de “clase media” que son el 80 o 90%, no de esos clásicos que por loados, legendarios, inencontrables o carísimos siguen en el candelero en los foros (Goas, Antiquity, etc)”

perec

“El coleccionista lo primero que hará es embolsar el juego, no abrirlo ni desprecintarlo (pierde su valor) y colocarlo en una estantería. Mientras que el acumulacionista lo abrirá para oler como huele recién abierto, echará un vistazo a las reglas y componentes, y lo recogerá hasta que se acuerde que lo tiene”.

Wkr

Aquellos que se ufanan de tener rarezas invaluables en sus ludotecas, o de tener todo, lo bueno y lo malo, de cierto diseñador, o de sus “1ras. ediciones” aunque estén en idiomas que hacen imposible el jugar, o aquellos que consideran sus juegos objetos de colección y que el abrirlos para jugarlos les haría perder su valor coleccionable… Los más burdos alardean de las ingentes cantidades de juegos que acumulan y también existen aquellos que dejan su vida en “conseguir la colección perfecta” con EL título ideal para cada tipo, rubro, mecánica, autor, público, etc…

El “Castista”

“También aparece la estratificación social, si usted juega a wargames se encuentra en lo más alto de la pirámide, no olvide que esos densos reglamentos y ese regustillo histórico le convierten en un sibarita demasiado intelectual para las banalidades del eurogame. La transformación del cartón en papel es un proceso largo y arduo, pero necesario para consolidar su posición”.

La espada de Roma

Lo que observa La espada de Roma no sólo sucede con los wargamers que ridiculizan a los eurogamers; también sucede con los eurogamers que peyorizan a los ameritrashers y viceversa, o a los “sesudos/durillos” que miran por sobre el hombro a los “fillerfílicos”…

“The Anglisist” y “El Purista Idiomático”

De acuerdo contigo pero a mi lo que más me fastidia es el uso del inglés teniendo un idioma mil veces más rico, juego de relleno, hasta completar aforo y jugar a un juego más denso, juego sencillo ( no por eso malo)…en fin…

kalala

Estos resultan snobismos opuestos bastante graciosos, por un lado aquellos que se empeñan por darle a cada concepto un toque “anglo” súper-sofisticado, incluso inventándose ellos mismos términos y siglas para denominar ciertos aspectos de la afición lúdica; y por el otro lado de la moneda, los puristas que se debanan la mente en otorgar la traducción más exacta o justa al espíritu de cada concepto importado de otro idioma (generalmente el inglés).

De estos extremos provienen las discuciones bizantinas sobre lo que realmente es un “counter”, un “marcador”, un “filler”, el “hype”, un “motor de cartas” o jugarse un “Die Kutschfahrt zur Teufelsburg”.

Lo más divertido es el énfasis, malamente disfrazado de trivial, que muchos emplean al mencionar aquél u otro concepto con el que esperan llamar la atención (aunque debo admitir que en ocasiones también peco de esto mismo, jeje).

Por favor, al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios…

El “Minimalista”

“Pues sí, visto así es mejor que el Twilight Struggle. Las únicas pegas, puestos a ser quisquillosos, vendrían a ser que el juego no tiene ni pies ni cabeza y tras la primera partida (que puede durar 5 segundos) no tiene más profundidad en ninguna de las siguientes. Pero oye, ante todas esas ventajas no quiero ser yo el que venga a cortar el rollo con dos defectillos que tiene”.

Gand-Alf

Desde hace un tiempo a la fecha, he notado cierta preferencia (por no decir obsesión) por los juegos minimalistas, muy en contra de la corriente hiper-recargada con que nos llueve día a día el Kickstarter…

Los más involucrados en esto deberían ser los aficionados a los abstractos, tan prestos al minimalismo e incluso al “feng shui” lúdico: componentes geométricos en sólo dos colores y cosas por el estilo, pero la tendencia también ha cogido otros derroteros y ya hay quienes buscan aquel juego, ese eslabón perdido, cuyo único componente sólo sea una solitaria carta en blanco, idealmente por ambas caras… (aunque quizás ya exista y sólo esté hablando gilipolladas, jajaja).

El “Vintage lúdico”

“El ajedrez es el Ulises de los juegos de mesa: tienes que decir que es muy bueno para dártelas de entendido, pero a la hora de la verdad es un peñazo insufrible”.

Betote

Una cita un tanto polémica, pero sin duda muy cierta desde cierto punto de vista. Los hay quienes sólo refieren a juegos antiguos y clásicos para darse aires de superioridad intelectual.

Está bien conocer, practicar y difundir dichos juegos, después de todo son los precursores legítimos de la afición que nos reúne, pero hablar de ellos, y peor aún, jugarlos en exclusiva, por un puro afán snob, resulta patético… No es posible mirar en menos a otra persona porque prefiera apoyar el Kickstarter ese de los gatitos que explotan en lugar de sumergirse en los misterios del Rithmomachia…

 

Por supuesto que todas estas calificaciones y clasificaciones son odiosas, y es en virtud de ello que el único ánimo presente en este cura, al momento de escribir estas líneas, es el de desarrollar la capacidad de burlarnos de nosotros mismos, de quitarnos nuestras caretas y a tomarnos un poco menos en serio estas cosas; un ejercicio “erasmiano” sin demasiadas pretenciones que espero que nadie se lo tome como afrenta personal… en realidad era sincero cuando en mi entrada anterior, “Los juegos de mesa unen al mundo”, hablaba sobre lo bella que es la capacidad de nuestros queridos juegos para reunir gentaza tan variopinta y tan interesante como lo son todos ustedes.

(Las citas aquí expresadas han sido todas escogidas desde diferentes hilos de la British Society for Knowledge y no representan necesariamente la opinión de La Ludoteca de Pampala ni de sus titulares. No obstante esperamos que a ninguno de quienes las profirieron se moleste por haber sacado sus dichos a colación de esta entrada)

Los juegos de mesa unen al mundo

Esto parecerá uno de esos chistes: "Un cura, un rabino y un pastor entran a un bar..."

Un cura, un rabino y un pastor entran a un bar y los tres se sientan, alineados, en la barra frente al tendero… Éste deja de fregar el vaso que tenía en sus manos, los mira y les pregunta: “¿Es acaso esto un chiste…?”

Esto parecerá uno de esos chistes: “Un cura, un rabino y un pastor entran a un bar…”, y la verdad es que, aunque cómicamente, aquello ejemplifica bastante bien el aspecto sobre el cual deseo hacer una reflexión en estas improvisadas líneas.

Lo cierto es que una conversación a través de Hangouts que mantuve con el ludotecario Emilio a raíz de una elocuente entrada del compañero Lev Mishkin en su blog, Instituto de Estudios Solarísticos, pronto desembocó en lo variopinta que es la gente que puebla este mundillo creado en torno a los juegos de mesa… y no en lo referido al tema lúdico propiamente tal, en donde es posible encontrar autores, diseñadores, editores, críticos, bloggers, podcasters, desarrolladores, impulsores, detractores, trolls y aficionados en general en su gran mayoría… No, me refiero a lo otro, a lo ajeno a los juegos de mesa: a la afiliación o tendencia política, a las confesiones religiosas y/o sectarias, a las nacionalidades, a las opiniones personales respecto de distintos temas, a las edades, al género, a los gustos, las preferencias deportivas, las asociaciones futbolísticas, los trabajos, las realidades socio-económicas, al pensamiento liberal o conservador, el alineamiento ante la vida (legal o caótico), etc… diferencias que en muchos casos alejan a las personas, pero que los juegos de mesa son capaces de matizar o al menos solapar, permitiendo la co-existencia real e incluso amistosa dentro de una habitación, de personas que por otros motivos podrían tener diferencias irreconciliables.

Sin ir más lejos, en mi cuenta de tuiter, la cual tengo casi (y digo casi) 100% enfocada en mis relaciones lúdico-sociales, de vez en cuando dejo escapar alguna que otra arista de mi personalidad más allá de los juegos, cosa que también sucede con otros tuiteros y producto de lo cual en algún momento me he dejado llevar por la discusión ante el choque de esas aristas. Sin embargo luego del impase, la relación como aficionados a los juegos de mesa continúa sin más, sólo queda la impresión de que ciertos temas, con ciertas personas, es mejor dejarlos para otra oportunidad u otras plataformas de encuentro, ya que los putos 144 caracteres x tuit no alcanzan para desarrollar ideas con algún nivel de complejidad reflexiva…

Otro ejemplo, el cual me lo representó Emilio en la conversación que les mencionaba antes: en nuestro grupo de jugones somos cuatro individuos y los cuatro tenemos cuatro posiciones un tanto diferentes frente a la confesión religiosa o la existencia de un Ser Supremo, pero qué va, nadie anda diciendo por ahí: “Lo siento, yo sólo juego con Católicos” (lo de la religión es sólo un ejemplo, también valdría decir “Sólo juego con negros” o cualquier otro disparate).

No obstante y contrariamente a lo que intento representar, cabe decir que también existe la creencia de que el juego, como práctica, más que unir distintos tipos de personalidades, sólo es capaz de reunir con el fin único de jugar, pasando, ocultando o matizando el resto de la personalidad de cada individuo o jugador, lo cual en cierto sentido podría justificarse… la última juntada a jugar que tuve, por ejemplo, solamente nos dedicamos a eso, a jugar, enfocándonos en aprovechar el tiempo disponible para jugar a la mayor cantidad posible de juegos… lo pasamos bien, pero al final cuando uno preguntó si después nos íbamos de “piscolas” (cóctel nacional a base de pisco+cocacola+hielos), resultó que cada uno debía seguir con los asuntos propios de su vida privada: la familia, descansar para el trabajo del día siguiente, etc… De acuerdo a relatos de juntadas (kedadas) similares en blogs y podcasts, esto que digo al parecer es bastante común entre los aficionados del tipo “durillo” y eso de que “vamos a lo que vinimos” puede resultar ser la tónica de muchas reuniones lúdicas.

Sin embargo y muy a pesar de ello, la relación existe; de lo contrario, ¿por qué debería yo juntarme con otros individuos tan distintos de mi o de mi forma de pensar?… Los hay quienes creen que el conocimiento sobre ciertos aspectos de la personalidad propia alejaría a muchos y habría muchos “unfollow” en las cuentas de tuiter… sin ir más lejos, yo mismo en más de un momento he reprimido algún tuit a fin de no convertirme en “impopular” por pensar de un modo que uno cree distinto a lo que cree o piensa la mayoría.

Pero al fin y al cabo, de lo que sí estoy seguro es que el juego, por más enfoque que uno pueda tener en él y sobre él, es un elemento infalible para revelar la personalidad genuina de la gente, y poniendo un poco de atención, es posible llegar a conocer mucho a una persona por el modo en que juega, y venga a colación aquella cita lúdica platónica tan famosa y que no es primera vez que saco a relucir en una entrada:

«Puedes descubrir más de una persona en una hora de juego que en un año de conversación»

 —Platón.

Lo anterior, amén de la cantidad de personas y personalidades interesantes que se pueden descubrir a través del juego, y cómo a través de ese gusto en común se es capaz de llegar a amistar con gente e incluso admirar a individuos que de otra forma, ya sea por prejuicios, ideologías o simple desconocimiento o falta de interés, perfectamente uno podría ignorar o incluso repudiar.

Existen otros ejemplos, más grandilocuentes, de reunión de causas y elementos opuestos a través de un juego de mesa, como por ejemplo los enfrentamientos entre Bobby Fischer y Boris Spassky durante el Campeonato Mundial de Ajedrez de 1972, en plena Guerra Fría, o el encuentro de dos generaciones distintas en un juego de go, como lo relata magistralmente el Premio Nobel, Yasunari Kawabata, en su novela “El Maestro de Go” (“Meijin”).

Alguien, mal o bien intencionado, podría sugerir que hay otras causas o aficiones que consiguen lo mismo, como el deporte, la música, la literatura, la filatelia, el cine, etc… y es cierto, pero muchas de ellas desarrollan sus aspectos principales dentro del ámbito personal (como el coleccionismo) o a modo de diálogo unidireccional (cantante/oyente, escritor/lector, director/espectador, etc…), y además, muchas de ellas han sufrido tal explosión comercial que se han visto afectadas por flagelos como las prácticas abusivas, la súperexposición, el doping, las drogas, las mafias, las apuestas, la desnaturalización comercial, el fanatismo violento, etc… No digo que algunas de esas cosas no ocurran en el mundo de los juegos de mesa, pero estoy seguro que la escala es muchísimo menor.

Sí, pese a todas las diferencias, creo firmemente que los juegos de mesa, más allá de victorias y derrotas, representan una inestimable instancia de encuentro, son capaces de acortar distancias en otros casos insalvables; unen a las personas y unen al mundo.

 

Buenas intenciones para este 2015…

Hace unos segundos atrás bromeaba por el tuiter sobre una supuesta “huelga de ludotecarios” que tenía a la Ludoteca de Pampala sin actividad por estos días, pero como he dicho, no se trataba más que de una broma… El verdadero motivo de la aparente inactividad de esta Institución Lúdica es que por acá en el hemisferio sur estamos en Verano, lo que supone un poco de parón por concepto de vacaciones, cambios en el trabajo, traslados, estudio, etc…

Sin embargo, una vez iniciado marzo prevemos un incremento en las actividades para el año… Yo mismo he sido trasladado desde Punta Arenas a la ciudad de Concepción y espero que la cercanía geográfica con el centro del país se refleje en un aumento de mi actividad jugona y en la oportunidad de reunirme más seguido con mis colegas ludotecarios.

Esperamos también poder grabar un nuevo episodio del podcast durante la 2da. mitad de marzo o comienzos de abril y en adelante poder realizar sesiones más seguidas, aumentando quizás la frecuencia de episodios, aunque por ahora nos resulta imposible comprometernos a ello, jejeje, sin embargo hay muchas cosillas que comentar…

También a partir de marzo/abril quisiéramos retomar la iniciativa de la fakeMagazine “Meeple”, para ir poniendo rostro al Jet-Set lúdico de habla hispana como éste se merece…

El número de Dic-2014 trajo en la portada a nuestro queridísimo amigo Vilvoh

El número de Dic-2014 trajo en la portada a nuestro queridísimo amigo Vilvoh

También desde el plano de las buenas intenciones, les comento que durante el año pasado estuve trabajando arduamente en dos publicaciones de largo aliento y un poco más ambiciosas que una entrada en el blog… Espero poder lanzar al menos una de ellas durante este año en formato PDF. Los títulos preliminares son:

La "Guía Básica de los Juegos de Mesa Modernos"

La “Guía Básica de los Juegos de Mesa Modernos”

La "Breve Historia de los Juegos de Mesa y sudesarrollo en las culturas a través de los tiempos"

La “Breve Historia de los Juegos de Mesa y sudesarrollo en las culturas a través de los tiempos”

En el segundo título he avanzado un poco más y por lo tanto es muy probable que sea el primero en ver la luz, aunque de seguro será en una etapa más tardía del año, ya que una vez redactado voy a solicitar su revisión a algunos amigos lúdicos para asegurarme de la calidad de los textos y la veracidad del material…

También quisiera hacer una que otra entrada para hablarles sobre la Asociación “Creadores de Juegos de Mesa en Chile”, una comunidad de Facebook que poco a poco se ha ido posesionando en la incipiente escena lúdica chilena y que seguro reportará títulos importantes a futuro…

Además de esto, hay alguno que otro proyecto que también espero poder desarrollar una vez liberado de mis responsabilidades de estudio. Bueno, será un año largo y seguro también habrá un montón de otras cosas que comentar.

¡Hasta pronto!