Snobismo y juegos de mesa

Los ludotecarios Emilio Fontirroig (Izq.) y Tomás Díaz (Der.) pulen su técnica en el juego del croquet durante los ratos libres de sus labores, aprovechando el exquisito y bien cuidado césped de los jardines de la Ludoteca de Pampala

Los ludotecarios Emilio Fontirroig (Izq.) y Tomás Díaz (Der.) pulen su técnica en el juego del croquet durante los ratos libres de sus labores, aprovechando el exquisito y bien cuidado césped de los jardines de la Ludoteca de Pampala. Luego irán a disfrutar de un latte mientras comentan los detalles de sus interesantes vidas…

Lo juro, la primera vez que leí la palabra snobismo y juegos de mesa en una misma frase, pensé que me estaban tomando el pelo, en serio…

Tal parece ser que en España, el término snob parece tener mayor amplitud que aquí en Chile; en términos prácticos y en buen chileno, parece que allá en la península Ibérica, la palabra de marras reúne a la vez los términos “siútico” y “pedante”.

Acá en Chile un “snob” es solamente un “siútico”, es decir, una persona que se da aires de ser más de lo que realmente es, llámese “aspiracional”, “roto botado a cuico” o “cuico botado a pituco”. Perdón por el slang, pero resulta de lo más representativo… el “roto” es el chileno de a pié, el tipo común y silvestre del pueblo. El “aspiracional” es aquel que haciendo sacrificios económicos importantes puede, además de alimentar a su familia y educar a sus hijos, permitirse “parecer cuico”: juega al tenis (pero preferiría jugar al golf), tiene un auto que “parece 4×4”, llama “nana” a la señora que le coopera con el aseo de la casa, llama “casa en la playa” al departamento comprado a mil años y que está “cerca del mar”. El “cuico” es el tipo acomodado, de al menos 2da. generación bien educada, pero que no pertenece a la “aristocracia chilena”… Y finalmente, el “pituco” es el aristócrata, aquél proveniente de la unión de familias rancias, con abolengo histórico y prácticamente endogámicas, lo que hace muy difícil que aquel círculo se abra y que por lo tanto prolifere tanto el “siútico” por aquí y por allá.

Pero independientemente de todo lo anterior, un “pedante” es sólo eso, un tipo que habla más de lo que sabe con aires de intelectualidad, pero sin afanes de crecimiento social, únicamente en el plano intelectual.

Como lo explica el profesor Robert Langdon, la palabra “snob” proviene de los registros universitarios del sistema OxBridge, cuando a aquellos alumnos que no provenían de familias nobles, en la nóminas estudiantiles se les apuntaba la etiqueta de “S.NOB”, abrebiación de “Sans Noblesse”, es decir: “Sin Nobleza”, un título bastante peyorativo, pero que de algún modo luego comenzó a aplicarse a aquella gente burguesa, acomodada, pero que no provenía de la casta noble, pero que a razón de su riqueza, aspiraba a ella…Lo ideal era lograr casar una hija con algún joven noble de familia decadente, seguramente en la ruina, pero con apetitosos títulos nobiliarios…

Y resulta que, por otra parte, los geeks/nerds/frikis, independiente de su extracción social, suelen ser sólo eso, unos nerds más o menos refinados según sea el caso, y por eso me costó tanto entender eso de frikis “snob”, pero una vez comprendido, las piezas encajaron.

Acá (en LATAM), lo “snob” es alardear de supuestos gustos por el sushi y los vinos, además del subsecuente supuesto conocimiento al respecto. Con el café, el té, el aceite de oliva, las alcaparras, el pastrami, el aceto balsámico, la comida peruana y el colgar esas coloridas banderitas tibetanas en la terraza, asegurándose de que todo el mundo pueda verlas, ocurre lo mismo. Pero alardear sobre aperturas en el ajedrez y su inclusión en el sistema educativo es solamente nerd… RE-NERD en realidad. Indudablemente esta diferencia se debe a que el desarrollo cultural a este lado del cementerio es sustantivamente más bajo que el de Europa (hablando en términos generalizados, claro está).

Dicha diferencia también me hace entender otras cosas, como lo “in” que es en el Viejo Continente, idolatrar figuras como, por ejemplo, la del “che” Guevara… Acá en Suramérica eso es simplemente política, vivida y sufrida… allá, no me cabe la menor duda que el asunto sólo aborda el “snobismo”, una etiqueta para “parecer rebelde”…

Pero ya me he desviado bastante del tema en pos de zanjar las diferencias culturales respecto del alcance del tema, y puestos en ello, la cosa es que entonces sí que existen los “snobismos lúdicos”… Hablemos un poco sobre algunos de ellos…

 

El “Hype Victim”

“Últimamente observo que la gente que pulula por aquí es bastante snob (yo el primero, por supuesto). Parece que los juegos son buenos o malos en función del año de distribución. En el mercadillo muchos venden sus colecciones para adquirir lo último de lo último que sale “pasaomañana”, mientras que se valora los juegos de la gente en función de las novedades. Casi parece que comprar un juego de 2007 es “arqueología lúdica”. ¿De cuántos de todos esos juegos por los que ahora el público se da de tortas se hablará en menos de 20 meses? Mientras, hay joyitas que pueden tener 3, 5, 10 o 20 años de las que ni se habla”.

thunder_cc

Entiendo que se refiere a aquellos que se gastan hasta lo que no tienen para estar al tanto de las últimas novedades y tener lo último de lo último, desdeñando lo que ya está “pasado”…

Personalmente veo con horror el ritmo que va tomando la afición, incluso culto, por la novedad, y las torres de cajas de juegos que se apilan con una o dos partidas por ejemplar, cuando una de las virtudes de los juegos de mesa debería ser lo preserbable de su formato y la rejugabilidad.

Dentro de este tipo de snobismo, también es posible encontrar al “Mecenas”, aquel que alardea de su grandeza al apoyar epidémicamente la causa lúdica a través del crowfunding, corriente que a mi manera de ver, no ha ayudado a crecer el hobby, sino que sólo ha monstruomorfizado los juegos en una espiral ascendente de sobre-producción, amenazando a los proyectos sencillos.

“The Collector”

“¿En serio que un Troyes, Fresko, etc, nos aportan más que un Tikal, Amun Re, etc? Hablo de los juegos de “clase media” que son el 80 o 90%, no de esos clásicos que por loados, legendarios, inencontrables o carísimos siguen en el candelero en los foros (Goas, Antiquity, etc)”

perec

“El coleccionista lo primero que hará es embolsar el juego, no abrirlo ni desprecintarlo (pierde su valor) y colocarlo en una estantería. Mientras que el acumulacionista lo abrirá para oler como huele recién abierto, echará un vistazo a las reglas y componentes, y lo recogerá hasta que se acuerde que lo tiene”.

Wkr

Aquellos que se ufanan de tener rarezas invaluables en sus ludotecas, o de tener todo, lo bueno y lo malo, de cierto diseñador, o de sus “1ras. ediciones” aunque estén en idiomas que hacen imposible el jugar, o aquellos que consideran sus juegos objetos de colección y que el abrirlos para jugarlos les haría perder su valor coleccionable… Los más burdos alardean de las ingentes cantidades de juegos que acumulan y también existen aquellos que dejan su vida en “conseguir la colección perfecta” con EL título ideal para cada tipo, rubro, mecánica, autor, público, etc…

El “Castista”

“También aparece la estratificación social, si usted juega a wargames se encuentra en lo más alto de la pirámide, no olvide que esos densos reglamentos y ese regustillo histórico le convierten en un sibarita demasiado intelectual para las banalidades del eurogame. La transformación del cartón en papel es un proceso largo y arduo, pero necesario para consolidar su posición”.

La espada de Roma

Lo que observa La espada de Roma no sólo sucede con los wargamers que ridiculizan a los eurogamers; también sucede con los eurogamers que peyorizan a los ameritrashers y viceversa, o a los “sesudos/durillos” que miran por sobre el hombro a los “fillerfílicos”…

“The Anglisist” y “El Purista Idiomático”

De acuerdo contigo pero a mi lo que más me fastidia es el uso del inglés teniendo un idioma mil veces más rico, juego de relleno, hasta completar aforo y jugar a un juego más denso, juego sencillo ( no por eso malo)…en fin…

kalala

Estos resultan snobismos opuestos bastante graciosos, por un lado aquellos que se empeñan por darle a cada concepto un toque “anglo” súper-sofisticado, incluso inventándose ellos mismos términos y siglas para denominar ciertos aspectos de la afición lúdica; y por el otro lado de la moneda, los puristas que se debanan la mente en otorgar la traducción más exacta o justa al espíritu de cada concepto importado de otro idioma (generalmente el inglés).

De estos extremos provienen las discuciones bizantinas sobre lo que realmente es un “counter”, un “marcador”, un “filler”, el “hype”, un “motor de cartas” o jugarse un “Die Kutschfahrt zur Teufelsburg”.

Lo más divertido es el énfasis, malamente disfrazado de trivial, que muchos emplean al mencionar aquél u otro concepto con el que esperan llamar la atención (aunque debo admitir que en ocasiones también peco de esto mismo, jeje).

Por favor, al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios…

El “Minimalista”

“Pues sí, visto así es mejor que el Twilight Struggle. Las únicas pegas, puestos a ser quisquillosos, vendrían a ser que el juego no tiene ni pies ni cabeza y tras la primera partida (que puede durar 5 segundos) no tiene más profundidad en ninguna de las siguientes. Pero oye, ante todas esas ventajas no quiero ser yo el que venga a cortar el rollo con dos defectillos que tiene”.

Gand-Alf

Desde hace un tiempo a la fecha, he notado cierta preferencia (por no decir obsesión) por los juegos minimalistas, muy en contra de la corriente hiper-recargada con que nos llueve día a día el Kickstarter…

Los más involucrados en esto deberían ser los aficionados a los abstractos, tan prestos al minimalismo e incluso al “feng shui” lúdico: componentes geométricos en sólo dos colores y cosas por el estilo, pero la tendencia también ha cogido otros derroteros y ya hay quienes buscan aquel juego, ese eslabón perdido, cuyo único componente sólo sea una solitaria carta en blanco, idealmente por ambas caras… (aunque quizás ya exista y sólo esté hablando gilipolladas, jajaja).

El “Vintage lúdico”

“El ajedrez es el Ulises de los juegos de mesa: tienes que decir que es muy bueno para dártelas de entendido, pero a la hora de la verdad es un peñazo insufrible”.

Betote

Una cita un tanto polémica, pero sin duda muy cierta desde cierto punto de vista. Los hay quienes sólo refieren a juegos antiguos y clásicos para darse aires de superioridad intelectual.

Está bien conocer, practicar y difundir dichos juegos, después de todo son los precursores legítimos de la afición que nos reúne, pero hablar de ellos, y peor aún, jugarlos en exclusiva, por un puro afán snob, resulta patético… No es posible mirar en menos a otra persona porque prefiera apoyar el Kickstarter ese de los gatitos que explotan en lugar de sumergirse en los misterios del Rithmomachia…

 

Por supuesto que todas estas calificaciones y clasificaciones son odiosas, y es en virtud de ello que el único ánimo presente en este cura, al momento de escribir estas líneas, es el de desarrollar la capacidad de burlarnos de nosotros mismos, de quitarnos nuestras caretas y a tomarnos un poco menos en serio estas cosas; un ejercicio “erasmiano” sin demasiadas pretenciones que espero que nadie se lo tome como afrenta personal… en realidad era sincero cuando en mi entrada anterior, “Los juegos de mesa unen al mundo”, hablaba sobre lo bella que es la capacidad de nuestros queridos juegos para reunir gentaza tan variopinta y tan interesante como lo son todos ustedes.

(Las citas aquí expresadas han sido todas escogidas desde diferentes hilos de la British Society for Knowledge y no representan necesariamente la opinión de La Ludoteca de Pampala ni de sus titulares. No obstante esperamos que a ninguno de quienes las profirieron se moleste por haber sacado sus dichos a colación de esta entrada)

Anuncios

4 pensamientos en “Snobismo y juegos de mesa

    • Claro, nuestras propias limitaciones condicionan nuestra percepción de los demás… Yo mismo creo que soy un snob moderado, o al menos de vez en cuando me sorprendo “snobeando”, pero nunca con mala intención… (creo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s