La Tradición Lúdica en Occidente: Intruducción y Juego Real de Ur (BHJM #002)

Pintura mural que muestra a la Reina Nefertari jugando Senet. Durante mucho tiempo se pensó que el artista había pintado alguna especie de Ajedrez.

Pintura mural que muestra a la Reina Nefertari jugando Senet. Durante mucho tiempo se pensó que el artista había pintado alguna especie de Ajedrez

La parte oriental del Mar Mediterráneo resulta especialmente interesante desde el punto de vista geográfico y humano, porque es allí donde se genera el encuentro de tres mundos culturalmente ricos: desde el oeste y el norte, el subcontinente europeo, desde el este, el amplio abanico compuesto por el Oriente Próximo y Medio hasta la meseta asiática y luego la India, y por el sur, el África septentrional.

Este especialísimo epicentro cultural será la cuna de la civilización occidental, luego llamada cristiana y cuyos núcleos posteriores irán mostrando un patrón de avance o desplazamiento hacia el oeste: Mesopotamia, Egipto, la isla de Creta, Grecia y finalmente Roma, serán entre otros, los principales exponentes y fundadores de esta cultura.

Desde el punto de vista puramente lúdico, resulta curioso el hecho de que los primeros juegos de los que se tiene conocimiento, sean en su gran mayoría, juegos de carreras, posiblemente antecesores del Backgammon de la actualidad. Esto es curioso, porque a diferencia de otras culturas, el desarrollo de los juegos de mesa en occidente parece haber nacido desde la sencilla necesidad de divertirse o de rellenar los espacios de ocio improducente, mientras que en otros sitios lejanos primero fueron los juegos de estrategia, como necesidad de complementar y entrenar competencias con aplicación específica, preferentemente en el área militar y la conquista de territorios.

No obstante, la historia enseña que, al menos en el Egipto Imperial, el ocio era un aspecto sumamente importante, tanto así, que el “practicarlo” constituía un privilegio y una prerrogativa que sólo podían permitirse las clases sociales más cercanas al Faraón, ya que aquel tiempo de ocio era lo que permitía a estas personas poder reflexionar sobre el desarrollo y las necesidades de sus dominios y de su pueblo.

PREHISTORIA Y ÉPOCA CLÁSICA

Los primeros ejemplares conocidos eran juegos que en forma más o menos abstracta, configuraban uno o más recorridos que debían ser completados por los jugadores, normalmente dos, quienes competían por ser el primero en hacerlo. En estos juegos predominaba el factor azar, interpuesto generalmente por dados u otro sucedáneo generador de resultados aleatorios como monedas o tablillas. El factor estratégico, cuando lo había, era mínimo.

Los juegos más estratégicos y menos azarosos aparecerían en forma más tardía, principalmente entre griegos y romanos.

El Juego Real de Ur

Entre los hallazgos hechos por la expedición arqueológica liderada por Sir Leonard Woolley en Mesopotamia, entre 1922 y 1934, patrocinada por el Museo Británico y la Universidad de Pennsylvania, consta el descubrimiento del Cementerio de los Reyes de la antigua Ciudad de Ur, dentro del cual se encontraron dos piezas de incalculable valor lúdico e histórico: se trataba de dos tabletas con incrustaciones taraceas finamente labradas, las cuales configuraban tableros conformados por tres partes diferentes: un tablero mayor, dividido en 12 escaques distribuidos de modo 3×4, un tablero menor de 6 escaques en formación 3×2, y un puente de 2 escaques que unía ambos tableros por la línea media. Cada conjunto también incluía 14 fichas redondas (7 claras y 7 oscuras) y 3 dados de cuatro caras (piramidales).

Las dataciones practicadas sitúan al yacimiento arqueológico en el período correspondiente a la Dinastía I de la Ciudad de Ur, la cual es anterior al año 2600 a.C., y que convierte a este juego en la pieza lúdico-arqueológica de mayor data conocida, una de las cuales se encuentra actualmente en el Museo Británico.

Lamentablemente, de las reglas originales del juego no existe más registro que una tablilla de origen babilónico, bastante posterior (177-176 a.C.), escrita en cuneiforme y la cual otorga las pistas que hacen suponer que se trataría de un juego de carreras. También existe una supuesta versión del mismo juego esgrafiada (rayada) en un muro perteneciente al complejo conocido como el “Palacio del Rey Sargón II” de Asiria (721-705 a.C.), el cual es más conocido por las dos figuras de lamasus[1] guardianes de sus puertas, las cuales también se encuentran actualmente en el Museo Británico.

Los elementos más característicos que forman este conjunto lúdico son:

  • Un tablero de 20 casillas (ya descrito).
  • Las casillas pueden agruparse, por las figuras labradas en ellas, en seis grupos distintos, lo que sugiere la acción de distintos efectos o naturalezas de éstas. Las casillas de cada grupo están distribuidas de modo más o menos secuencial y uniforme en el tablero.
  • Un grupo de estas casillas (5 casillas en total) resulta visiblemente más notorio o relevante que los otros y además su distribución en el tablero parece ser bastante estratégica.
  • Los demás grupos de casillas se identifican, principalmente, por diferentes variedades de puntos y conjuntos de puntos, de los cuales la mayoría recuerdan los resultados típicos de los dados de seis caras comunes y corrientes.
  • Dos conjuntos de fichas: 7 oscuras y 7 claras, que sugieren la participación de dos jugadores.
  • Tres dados de 4 caras, los que otorgarían la generación de resultados aleatorios en un rango entre el 3 y el 12.

De acuerdo a estos elementos que la arqueología ha logrado rescatar, la ciencia lúdica sólo ha consensuado presumir la naturaleza de este juego como uno de carreras o de persecución, en virtud de que las pistas resultan insuficientes para aventurar una reconstrucción probable acerca de sus reglas, aunque sí sugieren una mecánica similar al Ludo de la actualidad. Algunos estudios más audaces, han propuesto, al menos, un posible recorrido a través de las casillas del tablero, aunque considerar aquello como verídico resulta arriesgado y en tal sentido, la versión moderna del Juego Real de Ur, si bien conserva los mismos componentes del juego original, sus reglas no tienen rigor histórico alguno.

Juego Real de Ur

Esquema del tablero del Juego Real de Ur

[1] Criaturas representadas por toros alados y con rostro humano, que en los pueblos mesopotámicos tenían ciertas equivalencias a la esfinge de los egipcios.

Descargar el libro completo (PDF)

Anuncios

4 pensamientos en “La Tradición Lúdica en Occidente: Intruducción y Juego Real de Ur (BHJM #002)

  1. Excelente artículo. 🙂
    Una duda. ¿Los tetraedros del Juego Real de Ur crees que marcaban 4 puntuaciones distintas?, ¿las caras están marcadas de algún modo? Los que he visto tienen 2 vértices claros y 2 oscuros, a modo de dado binario. Siendo así, el número de vértices claros de una tirada de 4 tetraedros sería de entre 0 y 3. ¿Qué opinas?

    • Hola, ¡qué aguda observación!

      La verdad es que son tan pocos los ejemplares completos que existen del juego, que resulta muy aventurado emitir juicios demasiado contundentes sobre las reglas y usos de los componentes… los ejemplares hallados en el complejo mortuorio real de Ur por Leonard Wooley parecen de origen noble, por lo que no es disparatado pensar que haya existido una sobreproducción de los componentes… digo que para obtener resultados binarios lo más lógico o sencillo habría sido incorporar generadores tipo tablillas o monedas (técnica del cara y cruz), así que todo lo probablemente deducible al respecto pasa mucho por el campo de la especulación.

      • Ajá. Efectivamente, se han encontrado palillos y tablillas binarias, algunos de bella factura (zooforme), que parecen cumplir el misma función de dados binarios. La invención de la moneda es posterior y, en todo caso, la experiencia dice que no son muy prácticas: saltan, ruedan, golpean… Los palillos y los tetraedros parece más prácticos.
        Un abrazo desde España. Os seguimos con mucho interés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s