Ludus Duodecim Scriptorum y Tabula, juegos romanos (BHJM #6)

Tabula_carmina_burana

Representación de una partida de Tabula, extraída del texto medieval conocido como Carmina Burana, escrito durante el S. XIII

El Ludus Duodecim Scriptorum

Ludus Duodecim Scriptorum (Juego de las Doce Marcas) o XII Scripta o también conocido como Felix Sex (aunque sobre esta denominación existe cierto debate aún), era un juego al que jugaban los romanos y del cual han logrado sobrevivir sólo algunos pocos antecedentes, entre ellos algunos tableros labrados en roca, de cuyas tres líneas paralelas compuestas de 12 casillas cada una, se ha extraído el nombre en latín.

Algunos sostienen que se trató de una versión tardía del juego del Senet de los egipcios, que los romanos habrían llevado a la urbe como parte del intercambio cultural entre ambos pueblos. Sin embargo algunos otros creen que esto es improbable, en medida de la casi milenaria diferencia temporal de ambos juegos.

La mención arqueológica más temprana que se ha podido encontrar, se halla entre las páginas del “Ars Amatoria” del poeta Ovidio, el cual fue escrito probablemente en el S. II d.C.

Además del tablero, se ha llegado a deducir de acuerdo a coincidencias entre distintos hallazgos arqueológicos, que se jugaba entre dos jugadores, cada uno de los cuales estaba premunido de 15 piezas y 3 dados de seis caras. Algunos tableros, seguramente para principiantes o jugadores casuales, usaban letras que señalaban el orden de las casillas, las cuales al parecer solían formar sentencias que facilitaban su memorización o transmitían algún mensaje interesante o divertido; a continuación algunos ejemplos (nótese que cada vocablo latín está compuesto de seis letras):

LEVATE-DALOCU-LUDERE-NESCIS-IDIOTA-RECEDE

(Lárgate, idiota, nunca te enterarás de cómo funciona este juego)

VENARI-LAVARI-LUDERE-RIDERE-OCCEST-VIVERE

(Cazar, bañarse, jugar, reir. Eso es vivir)

 

La Tabula

Tabula (del latín “tabla”, “tablero” o “mesa”) se trata de un juego al que solían jugar los romanos y que en principio, según parece, antes había sido conocido por el nombre de Alea, forma latina de origen griego que sirve como significando para términos tales como dado, fortuna, suerte y apuesta, de hecho, figura como parte de una de las citas más famosas de Julio César, cuando al cruzar el río Rubicón, éste pronunciara: “Alea iacta est”, lo cual se traduce normalmente como “la suerte está echada”, pero se tiene como más correcto “los dados se han lanzado”; frase que vendría a ser la más vieja referencia de lo que actualmente se conoce como “punto de no retorno”.

Curiosamente, pese a no ser precisamente un juego de estrategia (aunque la tiene) y mucho menos de estrategia militar, la Tabula está muy estrechamente relacionada con las tropas: a parte de la cita juliana antes mencionada y de la importancia que cumplió el rol de las legiones en la expansión geográfica del juego, de acuerdo a “Etimologiae”, una enciclopedia etimológica compilada y publicada por Isidoro de Sevilla el año 600 d.C., el antiguo nombre del juego provendría de su propio creador, un soldado griego llamado “Alea”.

No se tiene certeza absoluta sobre cuándo se habría producido el cambio en la denominación del juego, pero la descripción más temprana hallada corresponde a un epigrama sobre el Emperador Bizantino Zenón (425-491) escrito por Agatías de Mirina (527-567), en el cual cuenta a modo de anécdota alegórica, un episodio de la vida de aquel regente en el que, jugando una partida a este juego, pasó de una condición muy fuerte a otra muy débil luego de una sencilla, pero devastadora tirada de dados… El escrito de Agatías de Mirina posteriormente sirvió para que en el S. XIX, Becq d’Fouquières realizara su trabajo de reconstrucción histórica sobre las reglas del juego, las cuales se consideran como la hipótesis más probable hasta hoy en la actualidad.

También es sabido que el Emperador Claudio (50 d.C.), era un gran entusiasta de este juego y que incluso llegó a escribir un tratado al respecto de él, pero que lamentablemente no se ha conservado.

Aparentemente este juego proviene del Ludus Duodecim Scriptorum, y es a su vez el antecesor del Backgammon moderno y existen constancias arqueológicas de que al menos desde el año 200 a.C. ya existía y formaba parte de la vida cotidiana del pueblo de Roma. Una interesante pieza, consistente en un grabado en el dorso metálico de un espejo de mano de aquella época, enseña una pareja de jóvenes dialogando frente a un tablero en plena partida de este juego; la parte del diálogo correspondiente al joven resulta ininteligible, pero la réplica femenina dice: “creo que yo he ganado”.

Como ya se ha insinuado, al parecer este juego era bastante popular entre las tropas legionarias, ya que gracias a ellas y a las campañas que llevaban a estos soldados a diversos lugares, expandiendo las fronteras del Imperio, Tabula fue llevado hasta todos los rincones de Europa y más allá, incluso hasta Arabia a través de la expansión hacia el Medio Oriente durante el S. I d.C.

Dado semejante alcance geográfico, muchos juegos posteriores y de muy diversos lugares van a influenciarse y a recoger elementos de este juego romano, como por ejemplo el Nard en Arabia, el Sixe-Ace en Hispania, el Tourne-Case el Britania, el Fayles en Gran Bretaña, el Ad Elta Stepur en Islandia e incluso algunas variantes con dados de los juegos Tafl de estirpe nórdica.

En el caso específico del Nard árabe, existe una discusión sobre el verdadero origen de éste, a instancia que por su posterior difusión al Lejano Oriente, los entendidos chinos insisten en que el juego nació, así como muchos otros, en la India. Lamentablemente resultado de paralelismos que son, por difícil que parezca, bastante comunes en el desarrollo de los juegos de mesa, es muy difícil zanjar certezas absolutas al respecto. Este fenómeno posiblemente encuentra su explicación en la existencia necesaria de una suerte de “sentido lúdico común” presente en la conciencia de los hombres y en la idiosincrasia de los pueblos, además de los intercambios culturales mutuos habidos entre las diferentes civilizaciones producidos a través de milenios de historia humana.

Este juego, al menos en occidente, tiene a su haber el cuestionable honor de ser el responsable de las primeras referencias que se tienen sobre casos de ludopatía, ya que su práctica llevó a asociarse, y con razón, al establecimiento de apuestas de dinero, llegando a niveles tan preocupantes entre la sociedad, que durante el período de la República debió ser declarado ilegal y su práctica prohibida, excepto durante las fiestas Saturnales.

No obstante lo anterior, la Tabula, como juego de mesa, logró trascender al Imperio Romano y perdurar hasta la Edad Media, para posteriormente llegar a convertirse en el Backgammon moderno, el cual, en realidad no difiere demasiado de su antepasado, constituyendo todo un mérito para esta ancestral manifestación lúdica.

 

portrait2Descargar el libro completo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s