Spiel-des-Jahres 1980 y el divorcio de Hasbro con el mundo de los juegos de mesa

61+pe62nmyL._SL500_AA300_.png

Hace algún tiempo atrás ya había escrito sobre lo curioso que me parecían ciertas prácticas o estrategias comerciales de Hasbro sobre el desarrollo y promoción de sus juegos, específicamente su aparente “divorcio” del mundo de los juegos de mesa más allá de los suyos propios; en una entrada a la que llamé “Next stop Pittsburgh! (sobre realidades, monopolios, secuestros y conspiraciones en el mundo lúdico)”.

Pues bien, el fin de semana pasado estuve jugando con mi mujer y unos amigos “no jugones” al Rummikub, uno de mis juegos familiares favoritos, y me entró el gusanillo de averiguar más cosas sobre él… desde que escribí mi libro “Breve Historia de los Juegos de Mesa”, ya sabía que el juego de marras había ganado el prestigioso galardón del Spiel-des-Jahres en el año 1980, pero hasta entonces no había caído en cuenta que, a diferencia de la inmensa mayoría de los ganadores de dicho premio anual, que a la sazón resulta ser como los “Oscars” de los juegos de mesa, Hasbro no parece tener el más mínimo interés en publicitarlo como tal… En realidad no me llama en lo más mínimo la atención que la caja y las reglas mencionen a su creador, Ephraim Hertzano, a través de una oscura y casi ilegible referencia como copyright, de acuerdo a las consabidas prácticas de Hasbro con respecto de los derechos de autor y mención de éstos, pero de allí a no querer hacer mención alguna al galardón, me pareció de lo más disparatado, teniendo en cuenta lo sabidamente influyente que es, a nivel de ventas netas, la sola esfigie del premio en la caja del producto. No obstante, luego de un breve análisis, el asuntó terminó por encajar magistralmente en lo que ya pensaba sobre Hasbro… el titán multinacional lisa y llanamente prescinde de cualquier relación con lo geek y/o friki, y como puede verse a través de sus informes financieros, el asunto no les perturba ni les quita el sueño en lo más mínimo, lo cual resulta sumamente triste por aquellos buenos juegos a los cuales la compañía tiene prácticamente secuestrados.

Atando cabos, resutla imposible no relacionar aquello con la reciente política adoptada por una de las compañías subsidiarias de Habro: “Wizards of the Coast”, la cual parece representar de algún modo la minoría geek dentro del consorcio, con la producción y distribución de franquicias poderosas como Magic: the Gathering, pero que ha resuelto “temporalmente” no producir traducciones al español de sus juegos provenientes del mundo de Dungeons & Dragons, al cual incorporaron bajo la égida del conglomerado cuando absorvieron la antigua TSR creada por Gary Gygax… —¿simplemente una previsión de índole meramente comercial o discriminación contra el público hispano?—, quisiera pensar lo primero, pero a estas alturas quién sabe.

En cualquier caso, el Rummikub (Ephraim Hertzano, 1977), ganador del Spiel-des-Jahres en 1980, vale la pena, y mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s