Jugando en el parque: “el otoño ya viene…”

Previous disclaimer: esta entrada la comencé a escribir a comienzos de marzo 😉

Además de algún bello juego desplegado sobre una mesa, otra cosa que me gusta detenerme a observar con delicia es el paso de las estaciones, de los cuales uno de mis favoritos es la transición del verano al otoño; esa suerte de parsimonia ambiental que comienza a sentirse gradualmente en las calles y en los parques: un sol más bondadoso, la brisa más fresca, la vegetación que comienza a prepararse para la crudeza del invierno y una importante bajada de gentío pululando…

Con todo, el otoño es una estación de clima agradable y bastante estable, tanto así que es sabido que el Alto Mando alemán escogió esa época del año para la invasión a Polonia (evento que desató luego la 2da. Guerra Mundial), debido a los cielos limpios, las temperaturas moderadas y la extensa llanura polaca reseca y con ríos de escaso caudal, fáciles de vadear…

Pero no nos vayamos por las ramas y regresemos a aquellos apacibles parques otoñales y su césped extenso, ideal para dejar descansar un poco dados y cartas, y salir por un poco de aire libre y revitalizante, alrededor de algunos interesantes y divertidos juegos, que pese a ser en su mayoría más bien de destreza, me da por asociarlos sucedáneamente a la afición por los juegos de mesa, dado su carácter distendido, social, aparatoso, adulto y por supuesto, lúdico… Aunque yo suelo llamarlos “juegos de jardín”, también son conocidos como “juegos de parque” o “juegos de césped”. A continuación, un breve repaso de aquellos que me parecen más interesantes:

Kubb, el Rey de los juegos de jardín

El Kubb es un antiguo juego de estirpe nórdica, cuya invención se la suelen adjudicar a los vikingos de Jutlandia (actual Dinamarca) y por cuya procedencia también se le suele llamar “palitroques vikingos”. Se trata de un juego que se practica entre dos equipos conformados de uno a seis jugadores cada uno, los cuales se enfrentan en una cancha de césped (o tierra) de unos 8×5 metros, sobre la cual se disponen varios palitroques de madera con forma de paralelepípedo; una fila de cinco de los palitroques más pequeños (llamados “kubbs”) por equipo, colocados sobre el borde de las líneas más cortas del campo de juego (líneas de base), y un único palitroque más grande (llamado “Rey”) justo en medio de la cancha. Adicionalmente, cada equipo está provisto de seis bastones de madera, los cuales se utilizan para lanzarlos e intentar botar los palitroques con ellos.

hand-made-wooden-kubb-set-70-kitsilano_8235860
Set bastante completo de Kubb; pese a que existen estándares reglamentarios, los componentes suelen tener ciertas variaciones

 

Durante la partida, los equipos y los jugadores se van alternando para ir lanzando los seis bastones, desde su propio extremo del campo hacia la fila de kubbs del oponente, dispuesta sobre el extremo del adversario; posteriormente, los kubbs que caen deben ser lanzados por su propio equipo hacia la mitad contraria del campo de juego, ya que antes de intentar lanzamientos de bastones contra la línea base del oponente, primero deben derribarse todos los otros kubbs que se encuentran en la mitad opuesta del campo… Todo aquello suena un poco enredado, pero una vez que se visualiza en juego, el asunto queda totalmente claro (en serio… deben creerme…)

Book-cover3-1280x640-b
Un campo de Kubb visto desde la perspectiva de uno de los equipos

Finalmente, el equipo que logra derribar todos los kubbs de la línea base del oponente, tiene derecho a intentar un único lanzamiento contra el palitroque Rey en medio del campo; si consigue derribarlo, gana la partida, de lo contrario deberá esperar un nuevo turno del oponente antes de poder volver a intentarlo.

A continuación, un vídeo de Kubb United, en donde se explica brevemente el juego (en inglés):

 

Mölkky, entre dardos y palitroques

El Mölkky es otro juego de jardín de estirpe nórdica, aunque probablemente más moderno que el Kubb. Puede ser jugado por una cantidad indefinida de jugadores, cada uno de los cuales lo hace individualmente, sin formar equipos. Se juega con un conjunto de pinos cilíndricos, cada uno de los cuales tiene un corte oblicuo o chaflán en uno de sus extremos, en donde se les dibuja un número entre el 1 y el 12, además, se juega con un bastón arrojable similar a los del Kubb. Al principio de la partida, los pinos se encuentran agrupados y ordenados y los jugadores se turnarán para intentar derribarlos, lanzándoles el bastón desde una distancia previamente convenida.

molkky-min-1024x683-b
Disposición inicial reglamentaria de los pinos

Cada vez que un jugador consigue derribar uno o más pinos, éstos se levantan allí donde cayeron, con lo cual el conjunto se va dispersando a lo largo de la partida. La gracia del juego se encuentra en que cada vez que se bota un pino individual, el jugador en turno puntúa la cantidad indicada en dicho pino, pero si se llegan a derribar dos o más pinos, entonces se puntuará la cantidad de pinos derribados (no la suma de sus números impresos). Gana el primer jugador en lograr sumar, exactamente, cierta cantidad de puntos previamente convenida (generalmente 50 puntos).

lancer-molkky
Si bien los pinos numerados comienzan juntos, a medida que se van realizando los lanzamientos en el juego del Mölkky, éstos se van dispersando

Crocket, un poco de estilo a la hora del té

Probablemente el Crocket (o Cróquet) sea uno de los juegos de jardín más ampliamente conocidos, quizás por su mención (aparición) en el cuento (película) Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carrol (Disney). Como sea, habitualmente aparece en el imaginario público directamente relacionado al esnobismo más rancio o a ciertos estratos sociales más acomodados, no obstante, se trata de un juego bastante sencillo y divertido de jugar.

Para jugar al Crocket se requiere, eso sí, de un conjunto algo más elaborado que los juegos anteriores: mazos, estacas, arcos y bolas, los cuales no obstante, resultan más habituales de encontrar en el comercio que el Kubb o el Mölkky, al menos aquellas versiones orientadas al público infantil, pero que igualmente podemos utilizar en un parque sin llegar a sentir demasiada vergüenza.

El Crocket se juega golpeando una bola personalizada (individual) con un mazo, haciéndola rodar con la idea de hacerla pasar por debajo de unos arcos pequeños dispuestos de tal manera que conforman un recorrido específico. La gracia del juego está en conseguir tomar ventaja de los demás jugadores golpeando y apartando sus bolas individuales (jugada conocida como “golpe de crocket”), con lo cual se consiguen golpes adicionales por turno. Al principio y al final del recorrido hay también dispuestas una estacas llamadas “palo de corsarios”, de los cuales hay que golpear el primero con la bola antes de poder comenzar el recorrido por los arcos y finalmente ser el primero en golpear el último para ganar la partida.

nole-jelena-crocket-girlfriend-308562439b
El juego del Crocket no debe ser confundido con el “Cricket”, el cual es aquel deporte practicado principalmente en India, antecesor del baseball

 

Petanca y Bochas, las bolitas (canicas) para adultos

La Petanca y las Bochas son dos juegos familiarizados, casi idénticos, cuyos orígenes se remontan a la bella provincia de Provenza al sur de Francia y a Italia, respectivamente (Pétanque y Bocce para cada caso). Ambos probablemente provengan de una raíz común más antigua, quizás de índole romana.

DSCN18101500px
Bolas y boliche (bochín) del juego de la Petanca; las estrías de las bolas se utilizan para diferenciar las de un equipo y las de otro

Este tipo de juego (cualquiera de sus dos versiones) cuenta con bastantes adeptos en todo el mundo y destaca por su sencillez y diversión, aspectos que ocultan una técnica que puede llegar a tardar años en depurarse, de hecho, los mejores exponentes suelen lucir edades bastante respetables, jeje, pero no por ello el juego deja de resultar interesante y divertido de jugar.

Las bolas pueden ser metálicas o de algún material sintético y han de poder diferenciarse entre jugadores o equipos; se utilizan 3 o 2 por jugador, dependiendo si se juega de forma individual, en dupletas (equipos de dos) o tripletas (equipos de tres). El jugador inicial, previamente, lanza un bolichebochín más pequeño y luego, en términos generales, el juego radica en lanzar las bolas intentando acercarse lo más posible al bochín, ganando el jugador o equipo que logra situar la bola más cercana éste, una vez que todas han sido lanzadas.

partie-petanque-b
Esta imagen resulta muy ilustrativa en cuanto a enseñar la técnica correcta del lanzamiento de las bolas

 

No obstante el tiempo me ha dado para describir (muy sucintamente) estos cuatro juegos, existen muchos otros, como la rayuela, lanzamiento de herraduras, el ladder-golf, los boliches, etc… Los invito a descubrir estos y otros juegos de jardín también en mi cuenta de Pinterest, en el siguiente tablero: https://www.pinterest.cl/rayoazul/garden-games/

¡Hasta la próxima!

cropped-trumpet.jpg

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: