“Mombasa”, Alexander Pfister (2015)

Hace algunas semanas atrás me encontraba viendo la serie de Netflix “The Crown” (altamente recomendable), y en alguno de sus capítulos, probablemente al tenor del viaje realizado por la Reina Isabel II a Ghana, salía un mapa del continente negro (¿es discriminatorio llamar así a África actualmente?) en el cual se distinguía con mucha notoriedad la localidad de Mombasa… y me llamó la atención, porque aparte de ser el nombre del juego que voy a comentarles, resulta interesante notar cómo, hoy en día, Mombasa prácticamente no goza de representación alguna en el ideario geográfico de casi nadie…

Discúlpenme que me salga del tema, pero no puedo continuar sin mencionar lo bien que quedaría una carta del Twilight Struggle con el dichoso foxtrot bailado por la Reina y el presidente de Ghana, como contrapartida yankee a la nefasta carta #30 Decolonization. Aunque más tarde, documentándome sobre el tema, descubrí que dicho baile (muy) probablemente sólo fue una licencia de la producción de la serie; ¡pero bueh!

royal_foxtrot
Finalmente me calenté y diseñé la dichosa carta… “Royal Foxtrot”, jajajaja (sólo espero que mi inglés elemental sea correcto).

Regresando al tema que nos convoca, si bien actualmente Mombasa representa el principal puerto de la costa oriental de África, no alcanza a tener la relevancia suficiente para imponerse sobre la capital de Kenia: Nairobi. No obstante, otrora, en la época en la que se desarrolla el juego, es decir entre el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, Mombasa fue la capital de la Colonia Británica de Kenia, desde 1887. No obstante, a partir de 1905 comenzó a ser gradualmente desplazada en importancia por el crecimiento de Nairobi, que hasta entonces sólo era un depósito ferroviario establecido por los ingleses entre la vía que unía Mombasa con Uganda. Para colmo de males, los violentos enfrentamientos étnicos acaecidos en 1997 acabaron por deteriorar la figura de aquel puerto insular como destino turístico y punto de interés cultural.

Tal y como se la representa en el juego, esta ciudad aparentemente siempre tuvo un gran arraigo con el tema del comercio, ya que desde sus orígenes como isla continental. El nombre original de la ciudad en árabe es Manbasa, mientras que su nombre en zwahili es Kisiwa-wa-Mvita, lo que puede traducirse como Isla de la Guerra, debido a todos los violentos cambios de posesión que ha sufrido debido a su importancia estratégica y comercial relativa.

Pero el Mombasa que nos convoca hoy, en realidad, no es otro que el juego diseñado por Alexander Pfister, publicado originalmente en 2015 por Eggertspiele GmbH y en 2016 por LudoSentinel en español.

pic2611318

Concepto de juego:
Mombasa es un juego estilo eurogame para 2 a 4 jugadores, los cuales deberán encarnar a inversores con intereses económicos y territoriales sobre cuatro compañías privilegiadas (en su mayoría adictas al Imperio Británico), asentadas en África para su exploración y explotación comercial durante la oscura época del colonialismo global. En tal sentido, Mombasa es un juego de desarrollo comercial en el que los jugadores deberán, a través de distintas vías o mecanismos, intentar hacer la mayor cantidad de puntos de victoria hasta el final de la partida.

Componentes:
Los principales componentes del juego son el tablero principal y sus extensiones modulares, los minitableros individuales y los puestos comerciales. El tablero principal representa un mapa (bastante feo, pero funcional) de África dividida en diversas regiones; en sus cuatro puntos cardinales están impresas las viñetas que representan a cada una de las cuatro compañías privilegiadas en juego: la Trans-African Company de Ciudad del Cabo por el sur, la Compagnie Africaine de Saint-Louis por el oeste, la Royal African Company de El-Cairo por el norte, y cómo no, la East African Company de Mombasa por el oriente. Además, este tablero contiene en su interior varios marcadores y una grilla para el despliegue de la oferta de cartas de acción.

Además, a cada costado del tablero se le añaden unas extensiones modulares con las cuales se lleva el registro del desarrollo de cada una de las compañías privilegiadas mencionadas anteriormente.

Los minitableros individuales son una divisa, inteligentemente diseñada, para que cada jugador pueda administrar sus respectivos recursos y llevar claramente su desarrollo individual en cuanto a la producción de diamanteslibros de contabilidad y cartas de acción.

Los puestos comerciales son un montón (60) de casitas de madera pintadas en colores rojo, blanco, naranja y negro (estilo Agricola o Alta Tensión), las cuales servirán para expandir las áreas de explotación de cada compañía privilegiada sobre el suelo africano, las cuales comienzan todas debidamente ordenadas desde sus respectivas sedes matrices (Ciudad del Cabo, Saint-Louis, El-Cairo y Mombasa).

Los demás componentes son, principalmente, las cartas de acción y otras fichas y contadores utilizados para llevar los registros correspondientes en los diversos marcadores y tracks en el tablero principal y/o los minitablerios individuales.

La paleta de colores distintivos disponibles para los jugadores son azul (aciano), amarillo, verde y violeta, mientras que las cuatro compañías se distinguen con los colores ya señalados para los puestos comerciales (indicados en el mismo orden que las compañías, antes).

photo5087092727652394975
Situación del tablero al final de una partida (en la que no logré imponerme, pero que tampoco perdí, con 95 pts.)

Dinámicas & mecánicas:
Mombasa se desarrolla a través de siete rondas de juego, cada una de las cuales consta dos fases: primero una fase de planificación simultánea para todos los jugadores y luego una fase de acciones, la cual se desarrolla a través de turnos alternados, cuyo orden se mantiene invariable por todo el resto de aquella ronda (pudiendo variar en rondas siguientes).

La fase de planificación resulta primordial, ya que dictará de modo importante la cantidad y la calidad de las acciones que luego se podrán desarrollar en la siguiente fase. Cada jugador escoge en secreto tres cartas de su mano y las coloca boca abajo alineadas debajo del minitablero individual; una vez que todos los jugadores han seleccionado sus cartas, éstas se revelan simultáneamente, dando paso a la fase de acciones, la cual será iniciada por el turno del jugador que posee el testigo de jugador inicial.

Durante la fase de acciones, en cada turno, el jugador debe escoger y realizar una única acción dentro de un universo de seis tipos de acciones posibles (pudiendo escoger otras en sus turnos siguientes:

  1. Vender productos: el jugador utiliza una o más cartas del mismo producto (plátanos/café/algodón) entre las cartas de acción escogidas, para comprar nuevas cartas de acción desde la oferta y/o para adquirir “participaciones” en las compañías privilegiadas (avanzando en los marcadores correspondientes en las extensiones del tablero). Las cartas que adquieres a través de esta acción deben ir a parar a tu mano de cartas y solamente podrás utilizarlas a partir de la siguiente ronda.
  2. Expandir una compañía: el jugador utiliza todas las cartas de expansión (sombrero cucalón) de entre las cartas de acción escogidas, para distribuir puestos comerciales por las regiones en que está divido el mapa de África en el tablero. Esta expansión aumentará el valor de compañía escogida y además otorgará bonificaciones especiales de acuerdo a las nuevas regiones alcanzadas.
  3. Llevar los libros de contabilidad: esta acción se ejecuta a través de una carta de contable de entre las cartas de acción escogidas y se articula a través de un track de libros de contabilidad que se gestiona en el minitablero individual del jugador, el cual previamente se debe ir rellenando con losetas de libros y luego haciendo avanzar un contador sobre aquellos. Cada libro tiene impreso un requerimiento en productos que el jugador debe satisfacer y una recompensa por hacerlo. Los requerimientos se satisfacen con las cartas de acción seleccionadas que aún no han sido utilizadas en la ronda.
  4. Comerciar diamantes: esta acción se realiza utilizando una carta de comerciante de entre las cartas de acción escogidas, permitiendo avanzar el contador en el track de diamantes ubicado en el minitablero individual. El tener puestos comerciales en ciertas regiones de África permite avanzar casillas adicionales en este track.
  5. Utilizar bonificaciones: esta acción se realiza colocando un testigo de bonificación (dos cilindros de madera de los que dispone cada jugador) para señalar una de varias casillas especiales impresas en el tablero que permiten recibir bonificaciones variadas, como adjudicarse el testigo del jugador inicial, comprar cartas de acción directamente con dinero, recibir dinero, avanzar adicionalmente en los tracks de participaciones en las compañías, etc… En general, esto permite ampliar el pool de acciones disponibles en cada turno a los jugadores.

Una vez que para un jugador es imposible continuar realizando acciones, ya sea porque ya ha agotado todos aquellos recursos que se lo permiten, o bien, porque sencillamente ya no desea hacer más acciones, entonces utiliza su turno para declararlo y salirse de la seguidilla de los turnos de acciones. Una vez que todos los jugadores han declarado que ya no realizarán más acciones, entonces se termina con la fase de acciones y se procede a realizar la Fase de preparación de la siguiente ronda, a menos que se esté jugando la 7ma. ronda, en cuyo caso se pasa a la Fase de puntuación final.

En las fases de mantenimiento de cada ronda se renuevan las ofertas de cartas de acción y de libros contables, además los cilindros de acciones de bonificación regresan a sus dueños y se otorgan ciertas bonificaciones adjudicadas en la ronda anterior y que estarán disponible en la ronda siguiente. Además, las cartas de acción que escogiste al principio de la ronda se pasan en el mismo orden a la parte alta del minitablero individual, donde de dicho modo se van formando tres pilas de descarte, de las cuales debes escoger una de ellas para alimentar la mano de cartas que vas a utilizar en el siguiente turno.

El la fase de puntuación final, cada jugador contabiliza sus puntos de victoria y se determina quién es el ganador de la partida. Un aspecto interesante es que prácticamente cada elemento del juego otorga puntos de victoria: el dinero acumulado (libras esterlinas), las participaciones en cada una de las cuatro compañías, el nivel de desarrollo alcanzado en el track de contabilidad y los diamantes comercializados durante la partida. Además, no existe tiebreaker, los jugadores empatados comparten la victoria, así sin más.

pic2865239
Detalle de la sede principal de la Trans-African Company en Ciudad del Cabo (Cape Town), la cual es, sin duda, mi compañía privilegiada favorita para invertir

Sensación general y opinión personal:
No tengo mayor empacho para calificar a Mombasa como un juego excelente, divertido, pero intelectualmente agotador, ya que si quieres ganar, se ha de pensar muy bien la acción que vas a escoger en cada turno y cómo la vas a desarrollar. Indudablemente, el recurso que otorga más réditos es la expansión territorial de las compañías y su relación con la cantidad de participaciones que alcanzas en cada una de ellas, pero como dichas expansiones son comunes para todos los jugadores, las puntuaciones por este concepto suelen estar bastante igualadas, produciéndose las diferencias principalmente en los tracks de libros contables y de diamantes. Personalmente, debo confesar que lo de los libros contables se me da horrible, principalmente porque me cuesta mucho proyectar la disponibilidad de cartas de acción que se suscita a través del ciclo que éstas siguen desde escogerlas de la mano, ubicarlas en el área de cartas de acción, subirlas luego al área de cartas de descarte y luego recogerlas nuevamente para alimentar la mano, proceso que constituye uno de los aspectos más sesudos del juego.

Si bien Mombasa es un juego de la escuela de los eurogames (un representante puro y duro de ésta), hay que mencionar que no se trata de un juego frío y sin alma, por el contrario, resulta sumamente temático en cuanto a la interpretación de sus elementos temáticos a través de sus componentes y mecánicas.

Aspectos negativos:
Como principal aspecto negativo, me parece que puede darse un poquito de AP (parálisis por análisis, en sus siglas en inglés).

Otro aspecto negativo es que para algunos jugadores el tema puede resultar un poco insulso o falto de interés, lo que sumado a la dureza del juego, puede resultar en que parezca más fatigoso que divertido.

Aspectos positivos:
La mecánica de la expansión territorial y las participaciones es sencillamente deliciosa. Pese a ser un juego duro, una vez que has realizado por primera vez cada una de las acciones disponibles, la dinámica se hace bastante sencilla.

Pero sin duda el aspecto positivo más notable, a mi parecer, son las rondas 6° y 7° (las dos últimas) las cuales son sencillamente brutales, en el sentido del esfuerzo que haces en calcular hasta la última gota de optimización de tus recursos para hacerte con la victoria; en serio, llegas a levantarte de la silla para poder visualizar mejor todo y a la vez descomponer mejor toda esa ansiedad que se produce. Sublime.

Y la pregunta que todos esperan… ¿Mombasa o Great Western Trail?
Por si no lo sabías, ambos juegos pertenecen al mismo autor, y si bien es cierto hay muchos difusores lúdicos que insisten en que, pasado el tiempo y asentadas todas las partículas en suspensión sobre este asunto, Mombasa es más juego que Great Western Trail, lo cual no soy capaz de desmentir, dada la cantidad de partidas que tengo de cada uno, no obstante, con el dolor de mi alma, debo decir que encuentro más entretenido de jugar el Great Western Trail, principalmente porque resulta más amigable desde diversos puntos de vista (dentro de los cuales no figura su portada, evidentemente).

Ficha del juego:
Nombre: Mombasa.
Autor: Alexander Pfister.
Año: 2015.
Cantidad de jugadores: 2-4.
Duración: 75 a 150 minutos (se cumple).
Edad recomendada: 12+
Peso (complejidad): 3,88/5
Ranking general BGG: #63
Ranking estrategia: #40
Nota promedio: 7,9 (bueno, usualmente gusta jugarlo).
Nota Ludotecario Díaz: 8,0 (muy bueno, disfruto jugarlo y lo recomiendo).
(Datos recogidos desde BGG al 21 de julio de 2018)

cropped-trumpet.jpg

Anuncios

2 comentarios sobre ““Mombasa”, Alexander Pfister (2015)

Agrega el tuyo

  1. Muy buena reseña Tomás…

    Cuando dices que es más entretenido el Great Western Trail, me imagino que es por muy poco. Esa apreciación ¿se ve afectada por tu grupo de juego?

    Y la otra duda… el conocer el juego, digamos haber jugado unas 10 veces, te da mucha ventaja sobre alguien que tal vez solo lleva unas 3 o 4 partidas??

    Saludos, XD

    1. Hola Emilio. Ambos juegos los he jugado varias veces con distintos grupos, así que me parece que la apreciación, al menos desde ese punto de vista, está bastante cercana a la objetividad (al menos proviniendo de un tipejo tan lleno de sesgos como yo, jajaja). Con respecto de la otra pregunta… ambos los he jugado varias veces y nunca he ganado, incluyendo algunos novatos…

      Y ahora pregunto yo: ¿Hasta cuándo va dejar de pasearse como invitado por acá y se decidirá a ponerse con algún aporte como el ludotecario que es?

      Hasta pronto 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: