Efervescencia social en Chile: ¿existe alguna relación con los juegos de mesa?

Ciertamente resulta bastante difícil encontrar una redacción ideal para escribir una primera línea respecto de lo que sucede en Chile actualmente, —el íncipit—, como le llaman; no es como en la literatura y aquellas primeras líneas consideradas joyas, del estilo de: “Llamadme Ismael”, u “Hoy mamá ha muerto. O quizás fue ayer”, o “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme”, o incluso “En un agujero en el suelo vivía un hobbit“…

Ahora que lo pienso mejor, creo que las líneas iniciales de Historia de dos ciudades, de Charles Dickens, podrían haber resultado útiles para este efecto:

“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación.”

Lamentablemente no gozo del bagaje cultural necesario para escribir un blog sobre literatura y actualidad, pero sí soy lo suficientemente entusiasta de los juegos de mesa para como para administrar La Ludoteca de Pampala y hablar un poco sobre los juegos y su relación con la Historia, las historias, y muy de vez en cuando, lo que sucede en nuestros días (el juego de palabras Historia-historias queda mejor en inglés: “History and stories”, pero ya no voy a seguir divagando, mejor entremos en materia).

Chile pasa por tiempos complejos, algunos dicen que son tiempos “difíciles” y otros señalan que son tiempos “fundamentales”, algunos hablan de “insurrección” mientras que otros de “belleza”, dependiendo de la vereda desde la cual cada uno se sienta más a gusto para observar y actuar. Sin embargo, por mi trabajo, yo no puedo ahondar más en estas aguas, ya que disciplinariamente me declaro no deliberante en cuestiones políticas… así que lo siento, en el caso poco probable de si querían saber mi opinión sobre estas cosas, por aquí no será posible.

Pero sí puedo referirme (sin tomar partido, claro) sobre los hechos evidentes que cualquier ciudadano de a pie, hijo de vecino o como quieran llamarlo, ha podido ser testigo durante estas últimas semanas… Y la verdad es que yo he podido hacerlo desde un sitial bastante privilegiado (perdón, no soy de las personas que utilizan en su léxico diario la palabra privilegio o sus derivaciones, pero para este caso me pareció oportuno), ya que también por mi trabajo, me tocó participar durante toda la vigencia del estado de excepción constitucional, en el puesto de mando del Jefe de la Defensa Nacional de la Región del Biobío.

Como buen freak que soy por los juegos de mesa, es claro que durante aquellos eventos, en más de un momento, pensé en cómo podrían estar relacionados éstos, o cómo podían ser relacionados, con toda aquella efervescencia social que se estaba manifestando, tanto la buena como la mala; como me gusta el asunto del diseño y creación de juegos, lo primero fue pensar en una adaptación lúdica de un estallido social de estas características, pero luego me pareció recordar haber visto por Facebook que aparentemente algún oportunista de gatillo rápido (o precoz) ya se me había adelantado con una basurilla de cartas (aunque probablemente haya sido un fake-game o customización de otro juego, no lo recuerdo bien).

Además, ya existe un juego —un incunable lúdico, hay que decir—, sobre luchas sociales y enfrentamientos entre manifestantes y policías, el cual ya se ha mencionado en este blog; me refiero al suffragetto, un juego para dos personas, de estilo ajedrez temático, sobre los graves incidentes ocurridos en las calles de Londres en el contexto de la lucha por el derecho al voto de las mujeres.

Luego, según se fueron dando los acontecimientos y dada la cercanía de mi hogar con el Sodimac que se incendió, también temí porque mi querida ludoteca resultara consumida por las llamas de un momento a otro… (lo que gracias a Dios no sucedió).

Finalmente, y me extraña que así haya sido, pensé en escribir algo relacionado en este blog… ¿pero qué? Felizmente, en una de las varias conversaciones que he tenido con mi adorable y hermosa mujer sobre lo que ocurre en Chile y lo increíbles que pueden parecer algunas conductas de ciertos personajes o facciones, yo le digo que, con la tremenda ventaja de experiencia de vida que me otorgan los dos años de diferencia que tengo con ella, que no todas las personas son iguales, que cada quien es producto de su educación, sus experiencias y lo que lleve cargado en su disco duro como sistema operativo; algo así al estilo “de todo hay en la viña del Señor”, o el famoso “existen personas que sólo quieren ver al mundo arder”… Felizmente, de pronto me acordé de un meme de Dungeons & Dragons que en su momento me causó cierta gracia, pero que a día de hoy me resulta bastante identificativo sobre las diferentes conductas humanas de las que uno puede ser testigo, o incluso protagonizar, en situaciones como ésta…

alineamientos de confort

Dungeons & Dragons, como todos saben, es el primer juego de rol comercial, creado por Gary Gygax, Donald Kaye y Dave Arneson en un modesto estudio/taller/club lúdico ubicado en la pequeña localidad de Lake Geneva, Wisconsin, y publicado por T.S.R. en 1974, de hecho, la convención de nerds más grande del planeta, las GEN CON, no se llaman así por General Convention (Convención General), sino por Geneva Convention, pese a que ya no se celebran en Lake Geneva, sino que en Milwaukee (y si no lo sabían, ¡leed mi libro, insensatos! (“Breve Historia de los Juegos de Mesa y su evolución en las culturas a través de los tiempos”, el enlace a la versión gratuita en pdf está en la columna derecha de la pantalla).

Pero Dungeons & Dragons no sólo dio el puntapié inicial al fenómeno de los juegos de rol, sino que también innovó en varias cuestiones, una muy interesante, y la cual constituye el pilar lúdico de la presente columna, es el sistema de alineamientos del cual se definen la ética y la moral en la mayoría de los juegos de rol actuales, tanto para los personajes jugadores (PJs), personajes no jugadores (PNJs) e incluso para entidades colectivas y/o sociedades (llámese idiosincrasia).

Desconozco si este sistema de alineamientos éticos y morales tiene algún fundamento psicológico relevante, quizás podría conversarlo con mi amigo psicólogo y entusiasta de los juegos de mesa, Gonzalo Espinoza, pero al menos a mí me parece muy razonable.

Al principio, este sistema de alineamientos contaba con tres estadios de personalidad en lo ético, definido por la distancia del ente entre dos polos opuestos: el orden y el caos, de lo cual se deducían tres tipos de personalidad o alineamiento: legal (con apego a las reglas, las leyes y lo establecido), caótico (lo contrario) y neutral (lo intermedio).

Más tarde se añadieron tres órdenes más, representativos de la moral de cada ente: bueno, neutral y malvado. Cuando se forma una matriz de entrada doble entre los tres elementos que conforman lo ético y lo moral, se componen entonces los nueve alineamientos canónicos de D&D y de varios otros juegos de rol, que son aquellos que se ilustran graciosamente en el meme de más arriba, con respecto a la actitud de cada cual al vernos enfrentados a disponer de un rollo de papel confort (como llamamos al papel higiénico acá en Chile).

Analicemos, con mayor o menor detalle, algunos de estos alineamientos posibles:

  • Legal-Bueno: El típico santurrón que no quiebra un huevo; de acuerdo con su nivel de valentía o cabardía, puede ser un paladín o un mojigato tembloroso o cualquier capa de gris entre ambos. No se trata de un alineamiento demasiado común.
  • Neutral-Bueno: Soy de la tendencia a pensar que en la actualidad, la mayoría de los hombres y mujeres de bien, obedecen a este alineamiento, es decir, gente con tendencia a lo bueno, pero con mayor apego o desapego a las reglas dependiendo del caso.
  • Caótico-Bueno: Aquella gente con tendencia al bien, pero que definitivamente ignora las reglas porque éstas no están hechas para ellos. Es aquel amigo bueno, pero que hace trampas en los juegos o el justiciero con métodos poco ortodoxos. Un ejemplo que me hace bastante gracia de este tipo de personalidad, es el personaje de Sirius Black en el universo de Harry Potter
  • Legal-Neutral, Neutral puro, Caótico-Neutral: Estos alineamientos intermedios creo que son los más difíciles de definir y/o interpretar, dado su carácter ambiguo y patidifuso; probablemente gente cínica y viperina, doble perfil, doble discurso y doble estándar… algo así como aquellas personas incluidas dentro de esta expresión que suelo decir: “No confío en aquellos que no fuman y que no beben”.
  • Legal-Malvado: Dolores Umbridge, por supuesto, en el universo de Harry Potter. O el Vicerrector de mi colegio… Gente con un inmenso apego a las reglas, pero que consiguen doblar su sentido real con fines malignos. Huid de este tipo de gente.
  • Neutral-Malvado: Probablemente el Diablo (Satanás, Lucifer, el Patas de Laucha o como quieran llamarlo); malo, pero con espíritu humanista. Un wn malo, pero razonable.
  • Caótico-Malvado: A decir de Alfred, el mayordomo de Bruno Díaz y/o Batman, aquella gente que sólo quiere ver al mundo arder, el tipejo que bota semáforos, prende barricadas e incendia el Sodimac que está cerca de mi casa. Ese que cuando no gana en una partida, pese a todas las trampas y recursos mal habidos, agarra el tablero y lo arroja lejos.

Bueno, creo que eso es todo por hoy, espero que les haya gustado esta entrada, que les sea útil, o al menos, divertida de leer.

Y tú, ¿con qué tipo de alineamiento te identificas (como persona y como jugador)? No olvides dejarnos tu opinión en los comentarios. Hasta la próxima.

 

cropped-trumpet.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: