Requiem para un meeple (chileno)

Después de un periplo de siete años, el blog El Meeple Chileno ha bajado el telón. Noticia triste para estos días tristes; en una última entrada, denominada “Fin”, su titular ha puesto el siguiente mensaje:

“Gracias por la compañía y adiós, fueron buenos quienes leyeron.”

El Meeple Chileno fue uno de los primeros medios de difusión de la afición por los juegos de mesa en Chile, pese a haber nacido en el seno de la llamada “blogósfera española de los juegos de mesa”. Sus primeras entradas, “Bienvenidos” y “Carcassone” fueron publicadas un ya lejano día lunes 13 de agosto de 2012.

Esto para mi resulta un evento especialmente lamentable, por varios motivos; uno de ellos es que Felipe Campos (su titular) es un amigo personal; nos conocimos a través de los foros de la BSK y luego se convirtió en mi primer contacto lúdico real acá en Chile, cuando habíamos demasiado pocos impulsores de esta afición por estas latitudes. Aún recuerdo cuando me contó de su decisión de emprender su propio blog, cuando el mío (la primera versión en blogger de Tomassini on the Wind Games) ya llevaba poco más de un año de funcionamiento. Pese a que le recomendé varios nombres posibles para su bitácora, le pareció que sería bueno hacer referencia a nuestra querida y hermosa patria y poner su nombre en los tabloides lúdicos… evidentemente no se equivocó.

Recuerdo que también lo ayudé con la confección de lo que sería la imagen icónica del fondo del blog, la bandera chilena con el meeple blanco en el sitio de la estrella solitaria.

El Meeple Chileno, por inmensa mayoría, dedicaba sus entradas a la reseña de los juegos que Felipe iba conociendo y jugando, a través de un estilo ciertamente atropellado y desprolijo que finalmente terminaron convirtiéndose en una característica, quizás incomprendida por varios, pero muy reconocida y aceptada por aquellos que lo conocemos, y especialmente quienes tuvimos la (¿)fortuna(?) de verlo dirigir alguna partida del Horse Fever, jajaja.

Tampoco es baladí mencionar que Felipe es titular de este blog (sí, de la Ludoteca de Pampala). Pese a que sólo llegó a marcarse una única entrada titulada “El problema de ser un ludópata en Chile”, su condición de Hermano Ludotecario continúa en estado criogénico en alguna de las catacumbas de los niveles inferiores de la ludoteca…

Aunque recientemente  Felipe me ha contado los motivos que tuvo para tomar esta decisión, así como los alcances de ésta (sobre los cuales mantendré mi reserva por respeto a él), me permitiré mencionar que no hace demasiado tiempo escribí esta entrada, en la cual hice alguna referencia a la lamentable situación actual de la ya mencionada blogósfera de los juegos de mesa… son cada vez menos los blogs activos que van quedando y proporcionalmente también es cada vez menos la gente que los lee… menos aún aquélla que da algún tipo de feedback, lo cual en ocasiones hace que uno se plantee la disyuntiva acerca del verdadero objeto de continuar o no… Algo así como el preguntarse qué ruido hace un árbol que cae en un bosque en el cual no hay nadie… Probablemente el continuar no sea más que un ejercicio de porfía; el paradigma tozudo de la esperanza (o la ilusión) contra la experiencia.

Como haya sido, Felipe recuerda que cuando desees puedes alegrarnos con tus reseñas o emitir tu opinión desde La Ludoteca de Pampala, sólo debes pulsar el botón de descriogenización (o cómo se diga), al más puro estilo de Austin Powers International Man of Mystery.

31872161_2

¡Honor y gloria al Meeple Chileno!

cropped-trumpet.jpg

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: