Sobre la creatividad y otras hierbas…

Ayer escribía sobre mi opinión acerca de una entrada del compañero Limón Lúdico en su blog, en la cual ponía sus pareceres sobre el tema que está sobre la mesa: la creatividad y la retribución que ésta debe tener o no. Espero no se me mal interprete porque estoy de acuerdo en casi todo lo que pone, salvo en un, creo yo, juicio de valor que ha incrustado en el texto y enloda, a mi parecer, una opinión brillante.

Como decía, esto fue ayer y al final decidí borrar todo lo que llevaba escrito… porque no me gusta armar polémicas negativas con nadie, sobre todo con temas delicados como éste.

Sin embargo ahora me encuentro escribiendo hacerca de lo mismo, porque ayer, más tarde, mientras escuchaba la entrevista de Paco Gurney a Roberto Fraga en el episodio #31 de Días de Juego, me llamó mucho la antención el punto de vista de este diseñador de juegos respecto de la creatividad.

El punto de vista de marras es aquella cosa que sufrimos los creativos por afición y que en el mundo real nos desempeñamos en la administración pública… es que esta área de desempeño y sobre todo la orientada a la defensa, la verdad es que parece no tener mucho espacio para los creativos o siquiera para quienes nos gusta emplear el tiempo libre en aficiones “extravagantes”. En la entrada que escribía ayer y que luego borré, ponía que desde siempre me había considerado un creativo, desde pequeño me había gustado inventar y crear cosas nuevas y tanto mi familia como mis profesores, compañeros y amigos lo destacaban y alentaban. Pero ahora de mayorcito, al parecer el mundo no se encuentra muy dispuesto a alentar la creatividad y abundan más los comentarios tontos, airados, irónicos y socarrones de aquellos idiotas que gastan su tiempo viendo los “reality show” y que en el fondo envidian la capacidad de otros de poder desarrollar otros tipos de aspectos, facultades y aficiones

– Oiga teniente, ¿Ud. dibuja estas cosas?.

– Sí mi capitán…

– Parece que tiene mucho tiempo libre, ah.

Como odiaba esos comentarios más propios de palurdos (¡argggh!) y justamente ayer le escucho algo muy parecido a Roberto Fraga; “no estoy solo en este mundo”, me dije y decidí que volvería a escribir lo que había comenzado y luego eliminado.

También resulta el tema parecido a un comentario que el compañero Kabutor hacía en su podcast El Tablero hace ya varios episodios, cuando le daba lata comentar en el trabajo sobre las cosas que hacía los fines de semana (jugar por supuesto), porque la mayoría encuentra que esas cosa son “chorradas”.

El asunto es que encuentro que el creativo generalmente se encuentra inmerso en un mundo que de por sí ya es demasiado adverso, como para que los mismos camaradas estemos aportillando o peyorizando el intento de mejorar e incluso profesionalizar su medio de opinión o dónde y cómo sea que éste vuelque su creatividad. No considero que un botón de micro-donaciones voluntarias pueda compararse con tirar el sombrero al suelo para recoger limosmas; aquellos botones apelan a la propia voluntad de apoyar un producto cuyo creador estima tiene la calidad suficiente para respaldar la dignidad de la solicitud y no apela en lo absoluto a la lástima, como sí ocurre con las limosnas.

Tampoco digo que el botón de micro-donaciones sea la panacea al problema de sostenimiento de un creativo y, de hecho, no creo que su efecto llegue a ser lo suficientemente considerable, o por lo menos, sostenido en el tiempo. Al respecto y por lo pronto, yo voy a seguir siendo creativo amateur (recordemos que la palabra amateur proviene del “amor” que se siente por lo que se hace) y no tengo pensado incluir medios para recibir donaciones… Sí espero que algún día algún editor se interese en mi trabajo, pero eso es harina de otro costal.

Si alguien cree que su creatividad/trabajo tiene mérito suficiente y quiere colgar un botón de micro-donaciones en su página, pues que lo haga, no le veo ni problema ni tampoco indignidad al asunto (a lo más un poco de locura, XD); si alguien quiere darle clic a alguno de esos botones, pues también es totalmente libre de hacerlo. Incluso si alguien quiere criticar el uso de estos botones, pues también es libre de hacerlo, pero a eso yo ya no le veo objeto, si no quieres pagar, pues bien, el autor igualmente pone su producto a disponibilidad de quien quiera usarlo, con o sin darle al dichoso botón.

¿Que las editoriales deberían tener parte en todo este asunto del financiamiento de los creativos? (y ya definiendo esta creatividad como “creatividad lúdica”, que es lo que nos interesa a los que vemos blogs frikis como éste), pues estoy totalmente de acuerdo con Limón Lúdico al respecto, pero también es necesario entender que ellos sí que son profesionales y su trabajo es monetizar el máximo posible con sus productos, y que si su jugada estratégica considera el ahorrar en publicidad por las pasiones que desatan sus productos en ciertos “amateur” que estamos dispuestos a correr con los gastos monetarios e intelectuales de dicho trabajo, pues a mi me parece una jugada magistral y no los culpo.

La verdad es que escribir estas entradas, diseñar juegos que luego pongo a disposición de quien quiera probarlos en PnP, escribir reseñas de otros juegos publicados y retorizar acerca de mis opiniones personales sobre el mundillo de los juegos de mesa, me satisface tanto a nivel personal, que por sólo hacerlo, me siento pagado; si además llego a generar un poco de feedback, pues tanto mejor.

Y tanto es así, que igual voy a publicar esto ahora, inmediatamente termine con la última línea (y tal vez le pegue una revisada y/o hipervínculo), absteniéndome de mi política de no publicar en fin de semana, arriesgándome a que muy probablemente todo esto caiga en saco roto, pero tanto me gusta esto que sé, a fe perfecta, que no voy a poder esperar al lunes para darle al botón de “PUBLICAR”.

Anuncios

El problema de ser un ludopata en Chile

Es duro, no hay duda, pero también divertido… muy divertido.

Llevo poco mas de 1 año y 6 meses inmerso en esta afición, pero ya he probado bastantes juegos y mecánicas, la verdad es que los juegos de mesa me gustan y mucho ¿por que tanto? no lo se a ciencia cierta, quizás sea porque siempre he sido alegre y me ha gustado jugar, crear, entretenerme y por otro lado me gusta mucho el factor social que tienen los juegos de mesa que carecen otras actividades sociales como ir al cine o los juego vídeos donde la interacción es mas con una pantalla que con un compañero, pero ¿a que va el titulo de esta entrada?

He probado cerca de 135 juegos en estos 18 meses lo cual me da un promedio de 7,5 juegos por mes que es bastante y me podría dar por satisfecho, pero la verdad es que en este ultimo tiempo los juegos ya no me sorprenden como antes salvo algunas excepciones (grande Vlaada), mas bien disfruto de juegos bien echo con mecánicas redonditas y experiencias agradables de partidas acotadas que tengan una buena relación tiempo-experiencia ludica, quizás me enredo mas de la cuenta para decir lo que quiero decir: me gustaría probar siempre juegos nuevos y pasar un buen rato haciéndolo con mis compañeros, pero eso en Chile es muy difícil, difícil por complicado que resulta encontrar compañeros que disfruten esta afición tanto como tu, difícil por lo costoso que puede llegar a ser probar nuevos juegos en un país y en una comuna donde nadie comparte tu afición y tu necesariamente debes comprarte un juego si lo quieres jugar.

Algunos pensaran que tengo a Emilio y Tomas para hacer mas llevadero este pesar, pero Tomas vive muy lejos… realmente muy lejos de Santiago y es complicado quedar con Emilio por su apretada agenda y la verdad que la mía tampoco es mas holgada, creo que por ahora me deberé “conformar” (entre paréntesis por que tampoco es nada malo) con sacarle jugo a mi ludoteca actual que tiene algunos juegos que me vuelven locos y otros a los que recién les estoy empezando a sacar rendimiento (Santiago de Cuba me gusto mucho en su primera partida).

El tono de esta entrada me quedo algo triston, en un principio esta no era para nada mi intención, la verdad es que mi situación es mucho mas afortunada que la de muchos otros jugones chilenos ya que mis amigos y familia me quieren muchos y se han abierto a esta afición… si hasta sus propios juegos se han comprado, esperemos sigan por ese camino.

De la Valoración y los Aportes

"La Unidad hace la Fuerza"

“La Unidad hace la Fuerza, y la diferencia”

¿Somos todos creadores? Creo personalmente que sí. En cada actividad que desarrollamos nos nutrimos de la información que está a nuestro alcance, información que en la mayoría de los casos está disponible libremente, a excepción de otra que su acceso es restringido (por diferentes razones), y producimos con ella un elemento nuevo que antes no existía, pudiendo ser un texto, un dibujo o una ilustración,l una canción, una herramienta, incluso un juego. Y esto es así durante toda nuestra vida.

Aprendemos desde nuestros inicios imitando referentes, ya sean estos nuestros padres o nuestros primeros libros, copiamos las conductas, la fonética, la escritura, el método que se nos presenta como patrón válido, y de nosotros nace algo nuevo, nuestro estilo o forma propia de pensar, y nuestras habilidades manuales y creativas, entre muchas otras cosas. Surge nuestra firma cuando realizamos casi cualquier cosa.

En nuestra época, la información fluye por diferentes medios y en la mayoría de los casos se genera y se publica para que esté disponible libremente, en la mayor cantidad de vitrinas que sean posibles.

Los medios tradicionales como periódicos, revistas, radios y cadenas televisivas, han debido adaptarse y cambiar sus modelos de negocios para seguir siendo atractivos (y rentables) alcanzando al mayor número posible de lectores/oyentes/telespectadores posibles. En la mayoría de los casos toda esta información generada se acompaña de volúmenes tremendos de publicidad, en todos los formatos y formas posibles, y que naturalmente es la herramienta utilizada por los medios tradicionales para obtener su financiamiento. Dado lo anterior, y usando la red como plataforma, se han generado en casi todo ámbito, canales alternativos a los tradicionales, que nos permiten llegar de manera directa a los contenidos que nos interesan, pudiendo ser estas plataformas de pago o totalmente gratuitas como sucede en la mayoría de los casos.

Fuera de los canales tradicionales, y orientándome específicamente en el mundo de los juegos de tablero, existen muchísimos canales alternativos de donde nutrirse e informarse, con ejemplos muy distintos unos de otros. Como ejemplos pongo dos. Tenemos a la BGG, ese gran repositorio de información e interacción, y tenemos a LaBsk, tremendo foro español que ha permitido, a los que no dominan más allá de la lengua de Cervantes, tener acceso a montones de datos en nuestro idioma, ayudas, creaciones y muchísimas buenas discusiones referentes a este mundo que tanto nos gusta.

Y ya lo decía en mi anterior post, que aquellos que leemos/escuchamos/vemos, el material producido por cada uno de los creadores, les estamos tremendamente agradecidos.

Pero.…

Pero, ¿solo debemos dar las gracias?, creo honestamente que no, y no solo me refiero a retribuir adicionalmente con dinero. A continuación me explico.

Somos parte de una nueva manera de comunicarse, de la inmediatez de las cosas, de poder saber lo que ocurre en cualquier parte, incluida la Estación Espacial Internacional, o del Curiosity en marte (con 8 minutillos de retraso), o de lo que ocurre en Jesta 2013 y de comunicarlo a nuestros contactos o amigos tan rápido como nos enteramos.

Dado que cada uno de los que lee, escucha o ve algún contenido que le interese puede retransmitirlo, usarlo como referencia o inspiración para crear algo nuevo o similar, nos transformamos en automáticos promotores de los temas que nos interesan. Pasamos a formar parte de la Web Social.

En la realidad del mundo lúdico, y me imagino que en cada grupo o tema que se crea por interés personal, la iniciativa comienza con el fin de comunicar lo que nos sucede, de darnos a conocer o de promover nuestra afición. Mostrar que de alguna manera lo que nos gusta puede interesar a alguien más, y sumarlo a la causa. Casi todos los blogs y podcasts que conozco, son realizados “por amor al arte”, sin fines de lucro, y con el objetivo de enriquecer de contenidos nuestro mundo lúdico. Y vaya que si lo logran. Hay excelentes trabajos audiovisuales que se hacen solo sumando el aporte desinteresado de un montón de personas (creadores) que aportan sus habilidades en una causa común. La Unidad hace la Fuerza, como está escrito en el lema del Escudo de Bélgica. Y naturalmente, algunas iniciativas en algún momento requieren del aporte ya no solo de agradecimientos y difusión, sino que de dinero.

Se discute respecto de si es aceptable o no, el colgar botones de donaciones o microdonaciones, de si el creador se ve o no sujeto a algún tipo de acuerdo con quien dona por el hecho de recibir un aporte y muchos etcéteras más. Todas discusiones muy interesantes, y por cierto, que demuestra que somos todos muy distintos. Pero creo, y es mi opinión personal, que si tengo la oportunidad de donar a alguien que lo solicita algo que le sea valioso, y esté a mi alcance, lo haré. Y lo haré sin esperar nada a cambio, debido a que la relación siempre ha sido ganar-ganar. El creador ha creado por iniciativa propia con algún objetivo particular y lo ha publicado gratuitamente, y yo he sido receptor de información que considero valiosa y de calidad que he podido compartir, opinar y en algunos casos dar “feedback” al autor. Que yo haga un aporte de cualquier tipo no modifica en nada ese ganar-ganar que siempre ha existido. Qué sería de nuestras relaciones interpersonales y virtuales si no existiera el mecanismo de compartir, cómo podríamos tener confianza unos y otros. No lo sé.

Donar es difícil, a todos nos cuesta desprendernos de algo que nos ha costado esfuerzo conseguir, pero comprar uno o dos juegos de un plumazo, gastar un dineral en ellos sin pensarlo nos parece los más natural del mundo. Y esta para mí es el centro de la cuestión, si me gusta el mundo lúdico me gusta como un todo, y mis inversiones lúdicas pueden ser variadas, no son solo las cajas de cartón, de eso estoy seguro.

Animo, al que pueda, a colaborar de la manera más directa posible, para que parte de nuestro aporte no se diluya en impuestos o gastos de representación, con aquellos creadores que para nuestra experiencia consideramos que sus creaciones son valiosas. Invítalos a comer o a tomarse unas cervezas, apóyalos con dinero o con equipos si están a tu alcance, lo único que se logrará es sumar. Y a los creadores, que potencialmente somos casi todos, que si requieren de ayuda, lo digan abiertamente, y por los canales que consideren apropiados, de esa manera quienes los leemos podemos hacernos partícipes desinteresadamente del crecimiento de nuestra realidad lúdica.

Y como ya lo mencionaba, la Unidad, en un grupo pequeño, hace la Fuerza y la diferencia.

Construyendo Realidad Lúdica

Conversando con Tomás, quien es el Ludotecario promotor y entusiasta creador de esta Ludoteca, le planteaba la interrogante de cuál era la línea o estilo pensado para las entradas aquí en Pampala. El respuesta dada fue que el tema es completamente libre, naturalmente orientado sobre nuestra afición a los juegos de mesa.

Después de presentarme en mi primera entrada, no sabía muy bien con qué continuar, pero creo haber encontrado algo de lo que siempre he querido escribir, y es de la influencia y los esfuerzos que hacen anónimos y no tan anónimos jugadores de juegos de mesa por promover esta interesante afición.

Mi acercamiento a los juegos de mesa no supera los 4 años, gracias a una muy grata coincidencia, y desde ahí en adelante he quedado capturado, y he podido aprender y conocer este “mundillo” como lo llaman algunos, gracias a la iniciativa voluntaria y desinteresada de foreros, blogueros y podcasters de muchos rincones de habla hispana y más allá.

Creo que el efecto que ha producido en mí, leer, ver y escuchar cada una de las entradas o programas que se realizan con tanta pasión y afición, es que mi realidad inmediata se ha visto modificada para bien. Mi entorno, mi realidad próxima se ha visto transformada por cada uno de los pedazos de información que ha ido pasando a ser parte de mi vida lúdica y cotidiana.

Tenemos la posibilidad, como jugadores nóveles, de acceder a ingentes cantidades de información, solo basta mencionar BGG y LaBsk. Un abrumador y colapsante volumen de nuevos datos, que sin la ayuda, guía y comentarios de quienes tienen la experiencia práctica, sería bastante complicado en forma autónoma orientarse entre tanta caja, nombres extraños, autores, mecánicas, diseñadores, editoriales, etc… Un gran Etcetera…

Naturalmente en español, la mayor cantidad de ayuda lúdica la encontramos en España, donde la realidad lúdica se ha ido haciendo cada vez más activa, con la creación de más y más iniciativas que han logrado contagiar a más aficionados. Es super grato leer que las jornadas que se organizan se repletan, que cada día nacen y se desarrollan nuevas ideas lúdicas, ya sean juegos, editoriales, campañas solidarias, o una que me ha gustado mucho que es la de invitar a jugar a las bibliotecas. Creo que lectura y juego es una combinación perfecta. Y otra cosa fascinante es que cada vez se utilizan más medios para darle difusión a cada momento lúdico que se produce. Notar que dentro del constructivismo sistémico, el medio para darle forma al imaginario social es la comunicación.

Actualmente, ya no solo tenemos la posibilidad de leer o ver lo que ha ocurrido en el ámbito lúdico, sino que gracias al streaming y a las redes sociales podemos vivir aquellos momentos al instante.

Gracias a un viaje de trabajo que he realizado a Alemania, he podido observar con mis propios ojos la importancia que se da en Europa al valioso tiempo del ocio, tiempo que nos permite desconectarnos y disfrutar con la familia, del deporte y/o de lo que más nos guste. Situación que en Chile y creo que en América del Sur en general es difícil de ver ya que el tiempo destinado para el ocio se reduce al mínimo, e incluso es mal mirado. Para algunos es simplemente perder el tiempo… Que equivocados están. Pero no soy derrotista, veo en la forma y estilo de vida en Alemania y en el ejemplo del movimiento lúdico en España algo que me encanta y es que con buenos deseos, esfuerzo, pasión y entrega por lo que te gusta, es posible modificar tu realidad inmediata y contagiar a otros para que aporten en el cambio.

Esta iniciativa es fruto, en mi caso, de haberme contagiado de los comentarios y buenos momentos que pude leer y escuchar de muchos “colegas” de afición de todas partes, y creo que en Chile, si bien ahora hay pocas personas que estén creando y cambiando su realidad lúdica propia y cercana, en un futuro, seremos más de los que creo me puedo imaginar ahora.

Gracias a todos aquellos que aportan al mundo lúdico su esfuerzo, entusiasmo, tiempo y dinero.

Creo que la mejor muestra es la gran lista de recursos que se agrupa en Planeta Lúdico.

Un saludo para todos.

Compras red_fcampos 2013

Bueno bueno, ante la insistencia del ludotecario Emilio me lanzo con esta entrada, admito que me tuve que ayudar con la BGG porque me era medio difícil hacer esto solo con mi memoria, probablemente hubiera dejado muchas compras afuera, pero dada mi situación actual prometo que para el próximo año comprare muchos menos juegos, al menos menos que este año, eso es seguro, espero comprar lo menos que pueda, solo compras ultra seguras, no mas apuestas.

Cosmic Encounter

Hanabi

Ticket to ride: Marklin edition

ESCAPE: The curse of the temple

Rummikub

Othello

Felix the cat in the sack

Rory’s story cubes

Kingdom Builder

Survive: Escape from the atlantis

King of Tokyo

Mondo

Onirim

Condottiere

Timeline: Discoveries

Stone age

Tokyo train

Set

Horse fever

Naufragos

Tichu

Brouhaha

Jungle speed

Ding! (A.K.A Pit)

Dominion

Land unter

Mamma mia!

Fauna

Mastermind

Ascending empires

Race for the galaxy

Space alert

Libertalia

Galaxy trucker

Carcasonne + Constructores y comerciantes

Get bit!

Jaipur

Keyflower

David & Goliath

Dixit jinx

La villa

Para los curiosos: de esta extensa lista solo conservo 13