Jugando en Tomassini’s: #003 La Furia de Drácula (ahora sí que sí)

pic312728

La 1ra. edición de Fury of Dracula, diseñado por Stephen Hand, de la mano con Games Workshop, en 1987.

(Diario del ludotecario Díaz, taquigrafía. Pampala, 29 de julio de 2017) Llevo años queriendo hacer esta crónica-reseña… y ahora que por fin puedo hacerla, una gran parte de mi quiere evadirla, dejarla pasar… La Furia de Drácula es un juego que quise tener desde que supe de su existencia, mi desarrollo como geek-jugón obviamente tuvo su respectivo paso por la novela inmortal de Bram Stoker y la subsecuente etapa marcada de un interés profundo por el mundo del vampirismo. Si a eso sumamos que la primera edición de este juego estuvo de la mano de una incipiente Games Workshop de fines de los 80s, la verdad es que el jueguito éste ya no requería más presentación ni análisis para mí. Si no recuerdo mal, creo que fue en diciembre de 2010 o enero de 2011 cuando al fin logré hacerme con una copia de la 2da. edición en castellano, editada por Devir Iberia. Desde entonces, hasta ahora, nunca había logrado jugar ni una sola partida…

La Furia de Drácula es un juego de confrontación asimétrica, en el cual un equipo de 2 a 4 jugadores que encarnan a los cuatro personajes cazadores (Lord Godalming, el profesor Van Helsing, el Dr. Seward y Wilhelmina Harker) que se enfrentarán a un único jugador que representa al Conde Drácula. Temáticamente hablando, los sucesos que se argumentan en el juego ocurren dos años después de los eventos relatados en la novela de Bram Stoker; se trata nada más que de la venganza del conde vampiro.

La misión de los cazadores será la de ubicar y perseguir a Drácula por toda Europa y, en última instancia, darle muerte. El conde, por su parte, deberá hacer padecer a los cazadores dejando una huella de desagradables trampas y encuentros por cada uno de los pueblos y ciudades que visita, mientras intenta formar una nueva progenie de vampiros con la que azotar el mundo de los vivos.

twocovers

Imágenes de cubierta de la 2da. y 3ra. ediciones, publicadas ambas por Fantasy Flight Games, en 2005 y 2015, respectivamente. Nota curiosa, la edición en español de 2005 estuvo a cargo de Devir, lo cual actualmente parece un disparate, dada la alianza comercial que más tarde se estableció entre FFG y EDGE Entertainment.

Para lograr lo anterior, los cazadores se mueven abiertamente sobre un tablero general que representa la mayor parte del continente europeo, dividido en su parte occidental y oriental. Para ello utilizan todos los caminos, ferrovías y rutas marítimas disponibles. Si bien Drácula utiliza el mismo mapa de Europa, utiliza una mecánica de movimiento oculto, la cual utiliza una serie de cartas de localidades que van formando su itinerario; cada vez que un cazador alcanza una de las localidades que conforman el itinerario de Drácula, se activa la sorpresa dejada por esta, generándose normalmente un enfrentamiento u otro tipo de retraso, lo cual no obstante, le da pistas a los cazadores sobre el movimiento del vampiro y su actual localización.

Otro aspecto importante del juego es una mecánica de tiempo abstracto que tiene incorporada, la cual hace que algunas rondas sucedan “de día” y otras “de noche”. Será muy importante para los cazadores manejar bien este ciclo, porque los poderes de Drácula se incrementan considerablemente durante la noche… Como veremos más adelante, resulta sumamente imprudente acosar a Drácula cuando reinan las tinieblas.

La partida

Luego de semanas (sino meses) dando la lata (brasa) sobre la posibilidad de jugar este juego, y de varias otras ocasiones frustradas de hacerlo, ayer logramos juntarnos en Tomassini’s Games & Cocktails (mi casa) un grupo lo suficientemente numeroso como para interpretar la plantilla completa del dramatis personae de La Furia de Drácula; salvo por una inasistencia imprevista, la cual, fuera de todo lo previsible, fue cubierta por mi amada mujer. Así, los cazadores seríamos: Gonzalo Espinoza (como el profesor Van Helsing), Pedro stormydog Gallardo (como el Dr. Seward), Mariella (mi esposa, como Mina Harker) y este ludotecario (como Lord Godalming). El Conde Drácula sería interpretado por Felipe León, a quien le había prestado el juego para que se adentrara en su intrincado reglamento (tarea voluntariamente asumida, dada su reciente obsesión, casi patológica, por los juegos asimétricos).

Luego de una magistral explicación de las reglas por parte de Felipe, comenzamos la partida escogiendo las localidades iniciales de cada jugador; tratamos de distribuirnos lo mejor posible por el mapa de Europa. Según recuerdo, mi mujer comenzó en Génova, aduciendo su doble nacionalidad (¡Ella, la chileno-italiana!), Gonzalo en Madrid (creo) y no recuerdo dónde, Pedro. Yo comencé en Viena (porque sencillamente quería comenzar en algún sitio central y relevante de Europa del este).

Luego de algunos movimientos y acciones ciegas por el tablero, un viaje marítimo de dos turnos realizado por Drácula y el tropiezo de Pedro con una de las localidades visitadas por el vampiro, los cazadores logramos deducir con bastante acierto la ubicación del Conde, logrando acorralarlo a medias en la frontera entre Europa occidental y oriental, al norte de Italia según recuerdo, pero haciendo uso de sus poderes nocturnos (forma de lobo), logró escapar con rumbo desconocido.

IMG_0043

Durante las noches, los poderes de Drácula se incrementan considerablemente.

Dadas algunas suspicacias mías sobre la posible ruta seguida por el vampiro, había quedado algo rezagado y aislado en Europa del este, mientras que los demás integrantes del grupo seguían el rastro hacia el corazón del continente. Entre tanto, mi mujer nos había agasajado con unas ricas quesadillas y más tarde con un kuchen de bayas silvestres que sacó aplausos.

No obstante, yo no lograba tener éxito en mis andanzas como Buffy; mi mala suerte con el dado ferroviario, aún teniendo en cuenta la habilidad especial de mi personaje de poder repetir dichas tiradas, me obligó a seguir por todo el resto de la partida separado del grupo y, consecuentemente, alejado de toda la acción, excepto de un miserable encuentro de ratas que Drácula había dejado por allí cerca de los Balcanes, el cual descarté utilizando una carta de recurso que había ganado previamente.

Hay que anotar lo aguda que puede volverse la dinámica deductiva de los cazadores para interpretar los movimientos de Drácula y calcular los movimientos para acorralarlo, además de lo bien calculadas que parecen estar las localidades y sus rutas de acceso en el mapa para permitirle al vampiro confundir a los jugadores y zafar en los momentos de apuro.

IMG_0044

Mina Harker, VanHelsing y el Dr. Seward estrechan el cerco sobre el eje Nuremberg-Amsterdam, ya que se estima que el jodido chupasangre podría encontrarse en la gótica ciudad de Colonia. Mientras tanto, Lord Godalming se encuentra detenido en trámites de extranjería en la aduana de alguna estación de ferrocarriles perdida entre los fríos bosques en la parte meridional de los Cárpatos…

IMG_0045

¡Gotcha! Drácula ha sido alcanzado por el Prof. Van Helsing en Colonia

Ya para lo que sería el final de una partida que ya llevaba cerca de las tres horas (explicación de reglas incluida), los otros cazadores lograron hallar nuevamente la pista del vampiro ahí cerca de la costa atlántica de Francia, pero a esas alturas de la noche, aparentemente Felipe ya no estaba continuar dilatando el asunto, por lo que aprovechó que sus poderes nocturnos para ejecutar a mi mujer y luego a Pedro, lo cual le permitió avanzar los espacios suficientes en su contador de nuevos vampiros para zanjar la partida.

Consideraciones finales

Si bien me declaro conforme con la experiencia que, a nivel de juego, proporciona La Furia de Drácula, no puedo decir lo mismo sobre mi desempeño como cazador, en lo cual sencillamente di asco, porque aparte de no haber aportado en nada a la cacería del vampiro, me convertí en una suerte de dealer de Drácula a través de una mecánica en la que al robar cartas del mazo de recursos, éstos pueden ir a parar a las garras de éste, ya dicho robo es ciego, en un mazo que está compuesto tanto por cartas de los cazadores como de Drácula.

Pero se trata de un muy buen juego; lo catalogué con un 8.0 en BGG y no me quedan dudas al respecto. En varias ocasiones había escuchado comentarios de cuyas valoraciones se insinúa un índice de varianza bastante elevado en cuanto a los satisfactorias que resultan sus partidas; aparentemente hay gente que lo pone “uy bien”, mientras que otro tanto lo califica de “muy mal”. Sí puedo afirmar que su tendencia a traspasar las tres horas de juego, resulta bastante transversal, según parece, a menos que gracias a un golpe de suerte Drácula sea sorprendido en los primeros turnos y, además, aquello se junte con que el Drácula sea un incompetente.

He escuchado también, que la 3ra. edición, la cual supuestamente subsanaba los fallos de la 2da., aparentemente no ha sido completamente exitosa en aquello y su popularidad inicial ha ido decreciendo. Al respecto, me siento orgulloso en conservar la edición que tengo y no la cambio por nada.

Un último y casi único aspecto que no me termina de convencer del juego, es la extremada falta de overbooking de la cual adolece el tablero; para tratarse de un ameritrash en toda regla, me parece sumamente pobre el uso que se hace de un tablero tan bello, principalmente en el área del mapa, la cual se utiliza únicamente para indicar la situación geográfica actual de cada personaje cazador, lo cual lo hace verse despoblado, pobre, casi insulso. Pero bueno, ahí nada que hacer.

¡Hasta la próxima!

 

trumpet

Anuncios